Septiembre 11, 2010

Mourinho obtuvo su primer éxito oficial en el Santiago Bernabéu

Publicidad

La derrota del Barcelona provocó más alegría en el Santiago Bernabéu que el fútbol del Real Madrid. Al equipo de José Mourinho le cuesta arrancar. No encuentra un patrón de juego y derrotó a Osasuna gracias a una contra mortal.

Los silbidos de desesperación al descanso en el coliseo blanco muestran que el juego está a años luz de la exigencia del buen aficionado madridista. El Real Madrid domina a su rival por inercia, por mayor calidad, y muestra una preocupante falta de ideas cuando supera el centro del campo. Si el contrario está posicionado, las luces se apagan.

Y eso que Mourinho apostó por todo su arsenal ofensivo junto de inicio, pero falta orden. Porque Cristiano Ronaldo parte de la izquierda y corre por todas las zonas del campo, presiona con desesperación. Muestra ansiedad.

Juntos desde el inicio Higuaín y Benzema, con el francés caído a la derecha, el peligro lo generó entre líneas Özil. Rápido mentalmente para recibir y ver desmarques, pero fue lo que le faltó al Real Madrid, desmarques de ruptura ante una defensa nerviosa, con Damiá cometiendo dos errores que pudieron costar caros en el primer acto.

Como suele pasar en las visitas al Bernabéu, el ex madridista Juanfran Torres se echa a Osasuna a sus espaldas. Juega en la derecha pero ejerce su liderazgo igualmente. Hace dos años fue expulsado tras recibir dos penaltis no señaladas, la temporada pasada se ganó las broncas de Camacho por exceso de individualismo por sus ganas de demostrar. Más maduro, en esta ocasión, fue el que generó peligro con centros precisos. No encontró socios.

No hubo remates que inquietasen a Casillas, pero sí llegadas que rebajaban la euforia con la que arrancó el partido el aficionado blanco tras disfrutar del fallo de su eterno rival en el Camp Nou. Mascaba el partido el Real Madrid, con rápido movimiento del esférico pero sin encontrar huecos. Impotentes con el paso de los minutos.

Benzema voluntarioso, encaraba siempre en la derecha. Higuaín desaprovechó las dos ocasiones más claras, buscando la escuadra tras controlar bien en el segundo palo (m.18) y perdonando un mano a mano ante Ricardo por un mal control con el pie izquierdo que le hizo chutar al lateral de la red (m.39). El guardameta de Osasuna sacó por bajo el único disparo a puerta del primer acto. Cristiano, en carrera, a pase de Özil fue el protagonista.

En la reanudación, el Real Madrid salió más enchufado. Llevaba partido y medio de Liga sin marcar. Debía reaccionar de inmediato. El debate del estilo de juego lo afrontará más adelante, lo importante era ganar. Esa fue la mentalidad. Un cabezazo de Özil avisó.

Y en la siguiente acción, en una contra veloz que cogió descolocada a la defensa de Osasuna, de nuevo Özil asistió a Cristiano, aciago en el remate, que con todo a su favor chutó a Ricardo. El rechace volvió a caer a pies del portugués que regaló el tanto a su compatriota Carvalho, que marcaba a puerta vacía (m.48).

Fueron los mejores minutos del Real Madrid. Comenzó a llegar a la portería de Ricardo que dio una exhibición. El veterano guardameta se lució ante Higuaín. Hasta tres claras acciones de gol le sacó.

Osasuna no daba noticias en ataque. Es el mal de inicio de temporada. Sin gol en dos partidos y sin apenas llegada. Un centro chut de Aranda fue la única vez que tuvo que intervenir Casillas. La calidad de Camuñas no generó peligro. Tampoco la entrada de Pandiani dio mayor mordiente.

El Real Madrid buscó el segundo tanto sin correr riesgos. Cristiano lo intentó desde todas las posiciones. Con cabezazos que no encontraron puerta, dos disparos que sacó Ricardo, uno en un mano a mano, y otros intentos desviados que aumentaron su enfado

Despidió la afición del Bernabéu en pie al mejor del partido. Özil quiso cerrar su buena actuación con un gol de calidad, pero pecó de individualismo cuando, con Higuaín y Ramos para marcar, picó con el exterior el esférico a la salida de Ricardo y rozó el palo.

En plena construcción, el Real Madrid encontró sin brillo su primer triunfo oficial de la temporada, que supo mejor por el pinchazo del Barcelona. Osasuna debe mejorar en la misma medida. No encontró premio a su esfuerzo. Mourinho pudo a su admirado Camacho.

Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Carvalho, Pepe, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso: Cristiano Ronaldo, Özil (Granero, m.88), Benzema (Pedro León, m.70); e Higuaín (Di María, m.90).

0 - Osasuna: Ricardo; Damiá (Oier, m.63), Lolo, Flaño, Monreal; Juanfran, Puñal, Nekounam, Camuñas; Soriano (Pandiani, m.75); y Aranda (Masoud, m.67).

Goles: 1-0, m.48: Carvalho.

Árbitro: Teixeira Vitienes (colegio cántabro). Amonestó a Cristiano (53) y Marcelo (83) por el Real Madrid, y a Puñal (19) y Aranda (44) por Osasuna.

Incidencias: encuentro correspondiente a la segunda jornada de Primera división, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 68.000 espectadores.