Blog:

Octubre 3, 2012

Por el Teo que Soñamos

Hace apenas unos días, finalizó el clásico de la fecha 11 del fútbol Colombiano. Se enfrentaban el primero contra el segundo de la tabla, que además compartían la misma cantidad de puntos.

Finalizó el partido y con el, cayó el invicto de 12 fechas que tenía el equipo tiburón (10 de este torneo y 2 del pasado). Hasta ahí todo normal, se perdió un partido frente a un rival de peso donde el equipo no mostró su mejor cara, pero no era para prender las alarmas ni mucho menos.

Pero finalizado el partido, nuevamente se revivieron fantasmas que parecían superados en el caso Teo Gutierrez. La tonta y justa expulsión (a mi parecer) de Teo, generó nuevamente una avalancha de comentarios respecto al comportamiento del gran delantero del barrio la “chinita”.

Recordemos que Teo, llegó a Junior después de su periplo por tierras extranjeras de donde regresó más que nada por los problemas de comportamiento especialmente en Argentina, donde fue portada de todos los diarios tanto por sus goles como por los escándalos que protagonizó dentro y fuera del terreno de juego.

Se nos hizo extraño a todos los que tuvimos la oportunidad de ver a Teo desde sus inicios, ese tipo de comportamientos en el jugador.

Si bien es cierto nunca fue un jugador sumiso, Siempre iba al frente y en gran parte, esa personalidad sumada al innegable talento que tiene, fue lo que le hizo ganarse un puesto y un nombre dentro del fútbol profesional colombiano y después en Argentina (donde no son carmelitas descalzas). Pero ese, distaba mucho del Teo del que se hablaba en tierras Gauchas.

Por eso, cuando se mencionó que volvía a las toldas Junioristas, un 90% de los hinchas celebró su vuelta, el regreso del ídolo e hijo de la casa. Pero evidentemente el Teo que regresó, no es el mismo que se marchó hace 2 años. No digo que sea mejor o peor, simplemente no es el mismo. Y no tendría porque serlo, estuvo en Europa, Argentina, ganó reconocimiento, fama y dinero. Eso en cualquier ser humano de una u otra manera modifica su comportamiento y mucho más en una persona que como él, creció en medio de necesidades, de un bajo nivel de escolaridad y de un ambiente donde es más fácil tomar otros caminos muy distintos al del deporte. Ese solo hecho es dignó de admiración. Con lo anterior no justifico ni avalo cualquier tipo de comportamiento inadecuado del jugador. Muchos, por no decir que la mayoría de nuestros deportistas, han crecido con las mismas carencias y necesidades y asumen otra actitud.

Nadie cuestiona las enormes capacidades que tiene como jugador y que le han valido elogios de colegas y técnicos reconocidos, como Juan Roman Riquelme o Miguel Russo entre otros. Lo que se le ha criticado siempre es su temperamento, sobre todo dentro del rectángulo de juego, que ha atentado muchas veces contra su equipo y contra él mismo. Teo tiene talento para estar en las ligas más exigentes de Europa, solo es verlo dentro del terreno de juego para notar que está 2 escalones por encima de los que están acá. Pero Teo, aun sigue aquí.

Creo que es hora de que Teo y su entorno cercano entiendan que el mundo no está en su contra y que de él depende convertirse en uno de los mejores delanteros Colombianos de la historia. También entiendo, por lo que comenté unas líneas arriba, y esto lo digo con el mayor de los respetos por él y su familia, que es innegable que necesita de ayuda para corregir su problema de comportamiento o temperamento, como lo quieran llamar.

Y lo digo basado en los hechos que lo preceden. Es evidente que Teo no ha podido adaptarse cuando le ha tocado salir. Es de esas personas que les cuesta mucho más que a otras adaptarse a entornos distintos al suyo. Prueba de eso es que cuando le ha tocado irse (Turquia y Argentina) por X o Y motivo ha regresado casi que corriendo a Barranquilla. Quiero dejar claro que no escribo esto solo por el episodio del pasado sábado, quiero pensar que fue un hecho aislado, una jugada normal dentro de un partido. De hecho, un jugador rival fue expulsado por una jugada idéntica, pero sí he notado actitudes displicentes de Teo en los últimos 2 juegos del equipo.

Personalmente no soy quien para juzgarlo a él ni a nadie. De hecho, desde los espacios que tengo y en mi cuenta de Twitter, he respaldado y defendido al ser humano que es, sin dejar de criticar los errores que como futbolista ha cometido. Tampoco voy a irresponsablemente decir que está mal rodeado, porque no conozco su entorno y seguramente su familia entiende más que nadie que flaco favor le hacen al decirle que siempre tiene la razón y el equivocado es el mundo. Simplemente espero que el personaje no se trague al crack y a la persona, y podamos disfrutar por mucho tiempo al gran jugador que es; a ese que llena de fútbol una cancha cuando se dedica a hacer su trabajo dentro de ella, a ese que vive por y para el gol, a ese Teo que soñamos todos.

Elkin De La Hoz

Twitter : @tiburoncanibal

Comentarios