Noviembre 3, 2008

Los nuevos héroes de América

Publicidad

El portero José Cevallos, el "todoterreno" Joffre Guerrón, el mediocampista Patricio Urrutia y el ariete Luis Bolaños se convirtieron en las estrellas más fulgurantes de una constelación llamada Liga de Quito, que el miércoles conquistó la Copa Libertadores de América, por primera vez para Ecuador.

Liga de Quito se impuso ante el Fluminense de Brasil en una tanda de penaltis (3-1), luego de que la serie de ida y vuelta terminase empatada 5-5.

El guardameta Cevallos se convirtió en el héroe en el partido de vuelta de final disputado el miércoles en el mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro, al atajar tres disparos en la tanda de penaltis y darle el título a su equipo.

Cevallos, de 37 años, derrochó toda su experiencia en el Maracaná para llevar a su conjunto a la cima de América.

Guerrón, futuro jugador del Getafe de España, se echó al hombro al conjunto quiteño, dirigido por el argentino Edgardo Bauza, para ganar la 49 edición del torneo y sobresalió entre los jugadores de los 38 equipos de once países que disputaron la competición.

Nacido el 28 de marzo de 1985 en el pueblo ecuatoriano de El Chota, en la provincia de Imbabura, Joffre David Guerrón Méndez combinó goles, velocidad, fuerza y gambetas para sumarse al esfuerzo de sus compañeros y llevar a Liga de Quito y al fútbol de Ecuador a la cima de América, por primera vez en su historia.

El jugador de El Chota se movió con igual destreza por la banda derecha y el centro del campo, arrancando de atrás o pisando el área rival, y en más de una ocasión demolió a los rivales con zancadas enormes o jugadas geniales.

El "todoterreno" Guerrón anotó tres goles en los 14 partidos disputados por su equipo desde la fase de grupos hasta la victoria final ante el Fluminense de Brasil, en el mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro.

Urrutia, el "Pato" que sigue volando alto en el fútbol sudamericano, tuvo el miércoles otro de esos momentos inmortales en su vida profesional: la conquista del título de la Copa Libertadores y, con 28 años, todavía le quedan alas para seguir volando.

De aquel niño inquieto nacido en la localidad de Zapotal, en la provincia de Los Ríos, en la costa ecuatoriana, quedan todas sus travesuras para desatarlas en la cancha.

Urrutia hace gala de una gran anticipación ante los defensas y porteros contrarios, constantemente sorprende con sus fuertes disparos o sus golpes de cabeza.

Su estilo simple le hace ver poco para la tribuna, pero es de esos futbolistas que siempre está en el sitio preciso no sólo para llegar al arco contrario, sino para cerrar los espacios en su propia zona.

El "Pato", un centrocampista de equilibrio, se vinculó a Liga de Quit en 2003, con la seguridad de ganarse un puesto en el equipo, tras un gran paso por el Barcelona guayaquileño.

Desde que saltó a la cancha con la camiseta blanca del cuadro universitario impuso su sello, por su carácter invencible, de luchador, imponiendo respeto y hasta marcando goles, tan importantes como el del empate 1-1 de Ecuador contra Argentina, en Buenos Aires, en las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Suráfrica 2010.

Urrutia, que ha marcado trece goles en sus cinco participaciones la Libertadores, inició su carrera futbolística en 1996, con la camiseta del Barcelona.

Luego actuó en el Calvi, de la Segunda División ecuatoriana, entre 1998 y 1999 jugó en el Técnico Universitario, en los años siguientes estuvo en Macará.

Regresó a Barcelona en 2002, donde tuvo una gran campaña, pero que de manera increíble para los aficionados de Barcelona, se cerró con su salida del equipo.

Mientras los hinchas de Barcelona se lamentaban la salida del "Pato", los de Liga de Quito miraban con recelo la llegada de un barcelonista confeso, que a punta de goles y buenas actuaciones, se ha convertido en un universitario más.

Luis Bolaños, nacido en Quito el 27 de marzo de 1985, se ha destacado como un delantero rápido en la selección ecuatoriana y el Liga de Quito, conjunto del que se ha convertido en el máximo goleador en la Libertadores.

Bolaños anotó el miércoles el gol de Liga de Quito en el tiempo reglamentario, con lo que sumó cinco en el torneo continental.

Procedente de las divisiones inferiores del Liga de Quito, Bolaños debutó en Primera División en 2002 y luego fue cedido a préstamo al Macará de Ambato para regresar en 2007 al equipo con le que ha llegado a la cumbre de América y asistirá al Mundial de Clubes de la FIFA que se disputará en Japón.