Blog:

Octubre 12, 2014

La Eslovaquia de Hamšík

Eslovaquia, una de las sorpresas en la Copa del Mundo ’10 accediendo a octavos de final –cayó vs. Holanda- y eliminando en su grupo a Italia, está emitiendo todos los comunicados sobre las posibles selecciones que irán a la Eurocopa de Francia ’16. Los dirigidos por Jan Kozák están transmitiendo una idea aplomada y simétrica sobre el centro del campo. Depende del contexto, 4-3-3-"0". O, en cualquier otro escenario que requiera fijar centrales rivales con un ‘9’ físico y tener la posesión, 4-2-3-1. De lleno, parecen estar las ideas concisas y trabajadas.

A esta Eslovaquia le beneficia replegar y salir a contraatacar. Se sienten más cómodos cediendo balón más terreno, y aprovechar la velocidad y capacidad de correr de jugadores como Weiss, Stoch y Mak. Los tres, de hecho, suman técnica y conducciones tanto largas como peligrosas. Extremos que absorben una idea automatizada y hacen un ataque pragmático, pero a su vez vertical, dinámico y, sobre todo, punzante.

Otro de los puntos altos procede del cuadro centrales más mediocentros. Ďurica, Škrtel, Kucka y Pecovsky, generalmente, conforman ese cuadro defensivo. Al momento de recular y de ceder la iniciativa, se sienten holgados. Optimizan sus recursos en defensa posicional y cierran el carril central; por ende, ofrecen poquísimas líneas de pase para los rivales. Un ejemplo claro fue España, donde jamás produjo en el juego interior de manera limpia, sino todo a través de apoyos directos o altos de Diego Costa.

Por último, sin ningún cuestionamiento, la figura es Hamšík. Es el encargado de conducir el barco rumbo a Francia. El jugador del Napoli suma 2 goles y 1 asistencia en las tres jornadas que van disputadas de Eliminatorias. Es decir, ha participado en el 50% de los goles de forma directa. Y eso que en el contexto ante España, donde hizo el trabajo de ‘falso 9’, tuvo que jugar mucho de espaldas e ir al choque más de un docena de veces con Piqué y Albiol/Busquets. De hecho, lució y el equipo permitía pisar unos segundos campo contrario.

Otro de sus enormes aportes es cuando juega por detrás del punta, como vs. Ucrania (poco más de 60 minutos, luego hizo de ‘falso 9’) y vs. Bielorrusia (todo el partido). Y partiendo básicamente que Kozák le da total libertad de movimientos y de compromiso defensivo. No está obligado a defender por detrás de la línea de la pelota, como tampoco de recibir siempre en tres cuartos y por el carril central. Hamšík entra y sale, arrastra marcas, cae a banda, activa triángulos y, además, remata. Está dulce luego de dos temporadas bastante discretas (casi pobres) con el Napoli.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Comentarios