Blog:

Marzo 15, 2017

Doble o nada

Autor:

Le dieron varias vueltas aunque la decisión parecía tomada con anterioridad. Como es costumbre se barajaron varios nombres pero uno de ellos permaneció inmutable dentro de aquellos que se caían por peso, por tiempo o por plata, sin contar otras razones.

Deportivo Cali decidió nombrar un nuevo cuerpo técnico el pasado 13 de marzo. Quedarán a cargo del equipo Héctor Cárdenas como DT con Jorge Pautasso como AT y muy seguramente Jairo Arboleda también como AT y Fernando González como preparador físico.

Cárdenas llega al banquillo azucarero por tercera vez. La primera vez fue en 2012 como interino y la segunda en 2014 en donde, para muchos incluyéndome, no dejo un buen recuerdo pues su discutido manejo del grupo, discutido por lo permisivo, sus poco estructuradas ruedas de prensa en donde decía mucho sin hablar de nada y su estilo de juego pobre, timorato y sin alegría nos costaron muchos puntos. Al final, recuerdo, salió aplaudido en su despedida, nunca entendí por qué, pero bueno, bien por él.

Héctor salió e inmediatamente se fue a preparar a Europa, estuvo intercambiando conocimientos para volver al Cali como Director deportivo en donde, de la mano del DT de turno, trabajarían en la identidad del juego del club así como en la promoción de los talentos de la cantera y su adaptación al equipo profesional. Bueno, al menos eso dijeron al presentarlo en el cargo.

Pautasso por su lado viene con 10 títulos encima. Siempre fue el asistente técnico de Tata Martino y, con esa experiencia más el bagaje internacional, sin duda será un aporte necesario en lo que tiene que ver con la aterrizada de ciertos jugadores, la implementación de la táctica y, por amor a Dios, buscar la entrega, el sacrificio y encontrar nuevamente el fútbol que hace rato no vemos en el elenco verdiblanco.

El presidente Martínez, con el nombramiento de Cárdenas, salió a jugársela al “doble o nada” con su presidencia y posible reelección. En lo administrativo no tiene discusión, no tenemos deudas, se le invirtió a la casa de los canteranos y al estadio. Notable. Mejoramos, adicionalmente, el sentido de pertenencia por el club al punto de empezar a generar antipatía en otras instituciones e incluso en medios de comunicación. (Dije antipatía no envidia, pero pega en el palo).

La deuda y grande, es en lo deportivo, por eso, a pesar de alcanzar una estrella en 2015 con Pecoso tras diez años de ayuno no es suficiente para una hinchada que sabe que el Deportivo Cali lo tiene todo, TODO, para ser campeón una vez más. Por eso Álvaro Martínez se juega sus restos con Cárdenas y le entrega el objetivo claro: vamos por la décima.

¿Será capaz Cárdenas de lograrlo? La apuesta es que quizá no pues, incluso en el seno del comité ejecutivo del Cali se duda de su experiencia, es que, no seamos ciegos, si bien se preparó (y se invirtió una plata en él) desde que se fue en 2014 no ha dirigido, al menos no directamente, ningún equipo, pero sí estuvo a la sombra de los dos DT que salieron, don Fernando y Mario Alberto.

Me ha costado, particularmente, recibirlo con alegría. La verdad es que no recuerdo, además de su particular forma de vestir, algo que diga “wow, volvió Cárdenas, qué bueno.” Sé, lo dije, es lo más coherente tras la inversión hecha en su formación y por lo que le ha dado a la cantera. Coherente, si, pero no termina de convencerme como lo que el Cali necesitaba en este momento.

Ahora bien, está Jorge Pautasso, está su experiencia y su amistad (desde hace ocho meses) con el DT. Espero, como lo hacemos muchos, que su conocimiento traspase y llegue en forma de motivación y crecimiento a un plantel a las claras parado, estático, en lo mental y anímico. Ojalá recuperemos el deseo y las ganas, ese que tenemos los hinchas de verlos, a los muchachos, tener confianza y seguridad, hacer paredes, tocar, llevar peligro, anotar goles y, por favor dar una vuelta olímpica pues, con la llegada de Cárdenas ya no es una posibilidad, es una obligación.

No hay tiempo de espera ni chance a partidos de preparación, no, Héctor conoce al plantel y, como les decía, desde su posición como director deportivo estuvo en la conformación de la nómina. Los conoce, tal y como lo dijo en un momento desafortunado, Andrés Pérez, el capi, quien aseguró que, por eso mismo, porque sabe quiénes son, es, Cárdenas, la mejor opción. Espero lo prueben en la cancha, en donde todas las verdades salen, para bien o mal.

Viene el clásico, fiesta verdiblanca en Estadio Deportivo Cali de Palmaseca. Viene el rival de patio de nuevo tras una ausencia de cerca de seis años, tiempo que estuvo en la segunda categoría. Los rojos vienen de caer en Bogotá y por goles pero, todos sabemos, clásico es clásico y se juega diferente, se vive diferente, se siente diferente y es por eso que, Cárdenas, Pautasso y compañía no tienen otra opción que ganarlo, ganarlo sí o sí.

Pero, gracias a Dios, Cárdenas no está solo porque con ellos estamos todos, entre dudas o no, apoyando al Deportivo Cali primero antes que a un presidente, un cuerpo técnico o un jugador. Los hinchas estamos es para seguir haciendo a nuestro equipo grande sin importar quién sea el DT. Espero los jugadores entiendan eso y se metan, por fin y de lleno, en la idea de conseguir la décima, de dejar todo en la cancha y honrar al Cali así como a su profesión en cada pelota, en cada jugada, en cada gol.

El clásico no puede ser el bloque de concreto que fue el último partido ante Santa Fe, no, el clásico debe ser uno digno de llevar en la memoria, uno que nos una en esto tan complicado de “creer” y que, como siempre, juntos, vayamos por todo, con toda. El clásico es el primer paso y debe ser uno firme, fuerte, seguro y libre de inquietudes. Cárdenas, estamos a doble o nada con vos, ponenos a ganar.

Nos vemos en el estadio, nos leemos por acá.