Blog:

Junio 4, 2015

“Hoy te la empujo” La ley del ex


Foto tomada del portal .delcali.com/

Parece ser un epitafio, demanda del jugador de fútbol profesional “Hoy te la tengo que empujar”, la actuación de revancha que todo jugador lleva encima cuando salta a la cancha y ve en frente a su antiguo equipo.

Son muy pocos los jugadores como Steven Gerard o Totti que decidieron ser fieles a un solo equipo, pero esta condición es ajena hoy en día. Todo se mueve por un mejor contrato o un traspaso al fútbol extranjero y algunos dirán ¿Qué tiene de malo ganarse un billete demás?

Es esa misma gana de venganza que sientes cuando ves a tu ex metida con otro man y ni hablar si aquel tipo fue o es amigo tuyo, o ¿quién no ha tenido esa sensación de poder jugarse esa última revancha?, de sacarse esa espinita. Vamos más allá ¿cuántos de nosotros no la hemos hecho? y al final decimos “Yo sabía que te la iba a empujar”

Ya no te importa si algún día le profesaste ser fiel, atrás quedaron los momentos que tuviste al lado de ella. En ese punto no piensas en los miles que te están viendo, sólo piensas en ese dolor que sentiste cuando saliste mal librado, echado, traicionado o abucheado por la afición.

Se despierta esa sed de venganza con solo enterarse que la próxima fecha es contra el equipo que te desechó, se desvela aquel ser humano indignado tras el rompimiento, tras el compromiso pactado. Piensas, sueñas cómo anotar no importa si eres central o volante de primera línea de inmediato se te viene ese deseo de marcar al minuto noventa de cabeza al segundo palo, ni qué decir si de repente cazas un rebote y de primera la clavas allá en todo el ángulo ´Sácalo´, esa sensación es como salir y llevarte a la cama a la más orgullosa, a la que cree que levita y que está por encima de ti.

 

Se te hinchan los pulmones, las piernas fatigadas por los 90 minutos de esfuerzo sacan fuerza de donde no la hay, te pegas el último pique a la esquina para gritar a los que algún día te aplaudieron “Aquí estoy”, “Fui yo” sin pensarlo te llevas las manos hacia las orejas y empiezas a pensar “No los escucho” el más atrevido se lleva el dedo índice hacia la boca callando a la afición.

El estadio se enmudece, pocos son los hinchas que murmuran y se quiebran los dientes queriendo meterse al campo y desaforrar la rabia. ¿Cuál es tu actitud?, de reojo miras hacia las gradas y te burlas de aquellos que te putean, te despiertas al día siguiente viendo como la sabana solo le cubre a ella la cintura para abajo, ves en la esquina la ropa estrujada que vestía orgullosa sin una arruga, de nuevo piensas y le dices al oído “y no que no ibas a salir conmigo”.

Así somos, nos levantamos todos los día detrás de un objetivo y si ese objetivo tiene una revancha pues mucho mejor, por eso me alegró el gol de Andrés Pérez ante Millonarios y ni qué decir de la respuesta de Mayer Candelo con ese golazo al final del partido. La ley del ex existe y cada vez es más excitante verla reflejada en el fútbol como en la vida.

Por: @Macquiato

 

Comentarios