Noviembre 11, 2012

Lionard Pajoy y el DC United cayeron 3-1 ante el Dynamo de Houston

Publicidad

El partido de vuelta se jugará el próximo domingo en el RFK
Stadium de Washington, donde el United necesita ganar al menos por dos goles o
más si quiere disputar la final de la Copa  del fútbol norteamericano.

El Dynamo, que llegó a la fase final como el quinto y último
clasificado de la Conferencia Este, que le obligó a jugar un partido de comodín
con el Chicago  Fire para llegar a las
semifinales, volvió a mostrar que en su nuevo campo del BBVA Compass Stadium es
invencible en lo que va de temporada, donde no conoce la derrota desde que fue
inaugurado el pasado 12 de mayo.

El equipo de Houston se sobrepuso al gol de la primera parte
que el D.C. United consiguió al minuto 27 por mediación del delantero hispano
Dick DeLeón, que se aprovechó del rechace del balón que antes había pegado en
el poste izquierdo al remate de Lionard Pajoy.

Aunque el Dynamo tuvo varias oportunidades de haber empatado
el marcador antes de irse al descanso, también el D.C. United pudo
sentenciarlo.

Pero fue en la segunda parte cuando el Dynamo, el equipo
tejano que dirige Dominic Kinnear, resurgió con su fútbol de poder físico e
hizo el milagro de la remontada que comenzó al minuto 51.

El delantero Brad Davis sacó un tiro libre por el lado
izquierdo en corto al hondureño Boniek Garcia que penetró perfecto dentro del
área y colocó un balón perfecto para que de pierna izquierda y sobre la marcha
desde dentro del área pequeña el defensa canadiense André Hainault rematase a
placer el 1-1.

El gol le dio todo el ánimo que necesitaba el Dynamo para
creer una vez más en la remontada y comenzaron a tener el control completo del
balón y del ritmo de juego del partido, que se tradujo en el segundo gol cuando
se llevaban disputados 67 minutos.

Aunque el factor suerte acompañó al delantero Will Bruin que
se aprovechó de un rechace del portero del D.C.United Joe Willis y a
trompicones remató a gol, antes el inglés Giles Barnes hizo una buena penetración
por el lado izquierdo y su tiro fue el que provocó el rechace del arquero del
equipo rival.

El 2-1 convirtió las gradas del BBVA Compass Stadium en una
auténtica fiesta que se completaría cuando al minuto 81, el delantero Kofi
Sarkodie culminó una gran combinación con el centrocampista brasileño Luiz
Camargo por el lado derecho y remató potente a la red para el 3-1 definitivo.

El Dynamo, que en semifinales de la Conferencia Este eliminó
al Sporting Kansas City, al que ganó en Houston por 2-0 y luego perdió de
visitantes 1-0 (2-1 global), tuvo que superar la lesión en la primera parte del
centrocampista Adam Moffat, al que sustituyó Barnes, y cumplió.

El D.C.United, que en las semifinales dio la sorpresa al
eliminar a los favoritos Red Bulls de Nueva York por un global de 2-1 (1-1 y
0-1), también sufrió las bajas importantes durante el partido del delantero
Chris Pontius y posteriormente la del brasileño Marcelo Saragosa.

Antes, el entrenador de los D.C.United, Ben Olsen, tampoco
pudo alinear al centrocampista titular y líder del equipo, el exjugador del
Dynamo, el canadiense Dwayne De Rosario, lesionado, y al delantero
internacional hondureño Andy Najar, suspendido.

La polémica del partido la generó el árbitro hispano Ricardo
Salazar que no señaló un claro agarrón que sufrió el delantero brasileño
Raphael Augusto, que hizo su debut en la MLS, por parte de Hainault cuando se
marchaba sólo hacía la portería del Dynamo defendida por Tally Hall al minuto
45 de la primera parte.

El banquillo de D.C. United se quedó indignado por la
decisión del árbitro y a concluir la primera parte el asistente de United y
exportero del Dynamo, Pat Onstad, fue expulsado por protestar al árbitro
mientras se retiraba a los vestuarios.