Abril 19, 2013

Millonarios e Interbolsa: una novela de cuatro actos


Primer acto: la llegada de los dineros de la Bolsa

Después de que la reorganización administrativa que comandó José Roberto Arango permitiera salvar al Club Deportivo Los Millonarios, totalmente abocado a la desaparción, y surgiera la idea de formar una Sociedad Anónima que permitiera el ingreso de hinchas como socios y de capitales fuertes, se creó Azul y Blanco S.A, la entidad encargada de conducir la venta de acciones y la reorganización financiera del equipo.

Ahí estaban personajes como Juan Carlos Ortiz, Carlos 'Talo' Mejía, Alessandro Corridori, Alejandro Martínez y Luis David Peña, todos hoy tristemente famosos por el escándalo bursátil de Interbolsa, en el que la especulación con acciones generó una crisis sin proporciones en la Bolsa de Colombia.

La naciente sociedad, a la llegada de estos nuevos inversionistas, necesitaba capital para poderle hacer frente a las contrataciones de jugadores y gastos que representa el tener un equipo de fútbol, y Valores Incorporados S.A.. (donde Ortiz era la cabeza) prestó $5.000 millones.


Segundo acto: la salida de los socios

'Talo' Mejía, quien hoy se encuentra fuera del país, salió de Azul y Blanco S.A. con la llegada del fondo Blas de Leso Inversiones SL, perteneciente a Amber Capital y que adquirió entre estos socios mayoritarios el 20% del paquete accionario de Millonarios. Esto le dio silla en la junta directiva a Gustavo Serpa, dueño personalmente del 2.4% y representante del grupo, quien maneja el 22.4% de lo que hoy es el club.

Serpa fue vicepresidente de Merrill Lynch, la firma
que valoró las acciones de Fabricato, que son motivo del escándalo de Interbolsa.

Precisamente, tras explotar la crisis bursátil de la firma, Corridori también salió de Millos y su propiedad, el 8,8% del club albiazul, es ahora
propiedad de Inversiones Isaza Camacho y Compañía. 


Tercer acto: la deuda de Millonarios

Desde el comienzo del escándalo de Interbolsa se señaló que podría afectar a Millonarios, toda vez que varios de los socios fueron vinculados a la crisis. Ortiz, por ejemplo, es el dueño del 3.4% del club, pero hace o hizo parte de las firmas Índice Financiero S.A (10.6%), Compañía Colombiana de Capitales (8.2%) y Portas (7.7%).

Sin embargo, la junta directiva de Millonarios siempre descartó cualquier vinculación de Interbolsa con el club, hasta diciembre pasado. Por esto Azul y Blanco debió emitir un comunicado en el que admitió que hay una deuda y especifica que la está pagando cumplidamente (no dice cuánto se ha pagado, Gol Caracol supo que son cerca de $600 millones).

"Desde el momento en que se constituyó Millonarios FC se adquirió una
deuda con esa firma, por un monto superior a los 5 mil millones, que se
ha pagado cumplidamente. Hemos incluso visto la posibilidad de pagarla.
Pero no es de ninguna gravedad", comentó en su momento el presidente Felipe Gaitán.


Cuarto acto: Juan Carlos Ortiz al poder

En marzo de este año se realizó la elección de la nueva Junta Directiva y en ella el grupo Amber no logró un lugar. Los errores de Serpa al postularse más el trabajo "político" de Juan Carlos Ortiz dejaron a este como el nuevo hombre fuerte de Millonarios.

Ortiz controla el 25% de Azul y Blanco y es el poder detrás de la Junta Directiva integrada por Nelson Jaramillo, Felipe Batista, Juan Carlos Contreras, Julio Ortiz y Fernando Vallejo.

Su presencia motivó a que la antigua Corporación Deportiva Los Millonarios, en donde el socio mayoritario es la Dirección Nacional de Estupefacientes, tomara acciones que pueden repercutir en el futuro inmediato del club.