Diciembre 10, 2012

“Ver al América en la B te impacta”: Ricardo Gareca

Hoy en día es el campeón del fútbol argentino al mando de Vélez Sarsfield y, tras conseguir su
tercer título en tres años en el club, igualó al mítico Carlos Bianchi en
número de campeonatos locales con el equipo de Liniers. Además, es pretendido
por Boca Juniors para dirigir al cuadro ‘xeneize’ en la Copa Libertadores 2013.

Ricardo ‘el Tigre’ Gareca,
quien triunfó como futbolista en Colombia vistiendo los colores del América de
Cali y que hoy tiene como integrante en su cuerpo técnico a otro recordado ex
jugador de los diablos como Sergio ‘El Bocha’ Santín, rememora su paso por
nuestro fútbol, opina del momento que atraviesa el equipo caleño, de la
Selección Colombia y de su actualidad como entrenador.

¿Cómo llegó al América en 1985?

Al América llegué
porque me compraron a River y porque estaba jugando con la Selección. Ya habían
hecho varios intentos por contratarme y al final se dio a mediados de 1985,
después de las Eliminatorias para el Mundial de México ’86.

¿Qué sabía del América antes de llegar, cómo se
imaginó todo?

Ya me habían mostrado
revistas, folletos y todo lo que tenía que ver con el América, pero en mi
contratación tuvo mucho que ver Julio César Falcioni (arquero del cuadro
‘escarlata’ en ese entonces) porque él ya estaba en el equipo entonces eso fue
una motivación para mí. Él me llevó a recorrer la ciudad porque yo no conocía
nada. Además, me habló muy bien de Cali.

Al llegar al América, ¿imaginó que se iba a
convertir en un jugador tan importante en la historia del club?

Yo viajé predispuesto
a triunfar. No viajé a ver qué pasaba sino decidido a que las cosas me salieran
bien.

¿Qué recuerda de la final de la Copa
Libertadores en 1987 en la que América estuvo muy cerca de ganarla pero que al
final no lo pudo lograr?

Yo creo que esa fue la
final en la que más cerca estuvimos y me parece que se nos daba todo a favor
para poder ganarla. De las tres finales, yo creo que esa fue la que estuvo más
al alcance de las manos.

¿Qué le faltó al América para poder adjudicarse
ese título continental, por qué no pudieron ganar esa final?

Porque nos enfrentamos
con grandes equipos y a veces tenés que tener una dosis de suerte para ganar
algo y nosotros no la tuvimos y lamentablemente no pudimos ganar.

¿Qué es lo que más recuerda de su época en el
América?

Yo recuerdo mucho mi
estadía en Colombia y la vida que llevé: mi familia, el clima, lo rico que uno
la pasó durante el tiempo que vivió allá. Para mí, lo futbolístico pasa a un
segundo plano.

¿Cuáles eran los rivales más difíciles para
usted en ese momento?

Con Cali eran los
partidos más duros. Con Millonarios y Nacional también eran partidos difíciles,
pero contra Cali eran los clásicos.


El América de los Rodríguez Orejuela…

¿Sigue en contacto con los compañeros que tuvo
en el América?

Claro, de vez en
cuando me veo y hablo con Carlos Ischia. Con Julio (Falcioni) soy amigo. Cuando
fui a dirigir al América en 2005 me volví a encontrar con varios muchachos de
la época mía. A veces me hablo con Alex Escobar, “el pibe del barrio Obrero”.
Más o menos mantengo contacto con algunos.

En cuanto al narcotráfico, ¿alguna vez notó
algo raro con respecto al equipo?

No, nunca; nunca
trasladaron eso al fútbol. La única relación que tuvimos con ellos (los
Rodríguez Orejuela) fue a nivel jugadores-dirigentes. Para nosotros ellos se
manejaron correctamente desde el aspecto directivo. Nunca vimos ni sospechamos
algo raro.

¿Qué opinión le merece el hecho de que se diga
que muchos títulos de esa época fueron conseguidos gracias a dinero del
narcotráfico?

Eso es algo totalmente
fuera de lugar, algo que no tiene absolutamente nada que ver. Imaginate vos que
el América tenía en ese momento a Falcioni, (Sergio) Santín que jugó el Mundial
del 86 con Uruguay
, yo que era de la Selección Argentina, (Roberto) Cabañas que
era de la Selección paraguaya; eran épocas diferentes donde el América para
lograr lo que logró tenía un equipo extraordinario: tenía a los mejores
jugadores colombianos como Willington Ortiz que para mí, después de Maradona
fue uno de los mejores jugadores que yo vi. Todos los equipos tenían buenos
jugadores y extranjeros importantes.


El Diablo de la B

¿Qué opina del momento actual del América?

Y bueno, uno lo que
desea es que el América de forma rápida vuelva a estar en Primera División;
verlo en la B a uno le impacta. Es algo como lo que pasó acá con River.

¿A qué le atribuye el descenso del América?

Eso son
administraciones malas que llevan a que de pronto no se le pague al plantel, y
eso empieza a convertirse en una bola que va rodando hasta que termina en esto.

¿Le gustaría volver al América en algún
momento?

Sí, ¿por qué no? Yo la
he pasado muy rico tanto como jugador al igual que como en el breve paso que
estuve como técnico. No tendría ningún tipo de problema hoy o mañana en volver.

El Tigre Gareca mira a Colombia

¿Le gustaría dirigir a la Selección Colombia?

La Selección Colombia
es un tema ya un poco más profundo. Por supuesto tiene muy buenos jugadores
pero ya tendría que estar uno más compenetrado a ese nivel. Creo que tiene un
gran técnico en este momento como Pékerman; me parece que fue uno de los
aciertos llevarlo a él porque el fútbol que pregona Pékerman le gusta al colombiano
y aparte él es un técnico totalmente exitoso. Me parece que se viene una buena
época de la Selección Colombia bajo el comando de Pékerman.

¿Y qué le parece la generación de futbolistas
que hacen parte actualmente de la Selección Colombia?

En sí, todas las
generaciones en Colombia siempre han sido bastante buenas y se ve que esta
también es importante.

Lo que viene en Vélez Sarsfield

¿Piensa que se puede sacar la espinita de la
Libertadores como técnico de Vélez ya que no la pudo conseguir como jugador del
América?

Ojalá; ojalá en mi
carrera como técnico pudiera conseguir una Copa Libertadores. Igual, para mí
son cosas diferentes, yo las separo porque son dos etapas diferentes; lo que
pasó como jugador ya forma parte del pasado mío y ahora hay que esperar a ver
qué pasa como técnico en un futuro.

Viendo el plan que ejecuta Vélez desde hace
unos años para acá, ¿qué se necesita para tener un proyecto serio?

Buenos jugadores por
sobre todas las cosas y después una organización que le permita a uno como
entrenador una determinada tranquilidad. Yo creo que eso es lo más importante.