Diciembre 1, 2012

Tijuana visita al Toluca para definir el título del Apertura mexicano

Publicidad

El pasado jueves, en el partido de ida de la final en Tijuana, norte del país, los ‘Xolos' vencieron 2-1 a los Diablos con goles del ecuatoriano Fidel Martínez y el paraguayo Pablo Aguilar, y tomaron ventaja en la serie que concluirá este domingo en el estadio Nemesio Díez, de Toluca.

Aunque herido, el Toluca del técnico mexicano Enrique Meza es un cuadro con mucho oficio, uno de los tres equipos de mejor rendimiento en México en los últimos 15 años y se espera que salga en busca de goles con una ofensiva encabezada por el brasileño Lucas Silva, el panameño Luis Tejada y el paraguayo Edgar Benítez, anotador de dos goles en semifinales y uno el jueves pasado.

Será un duelo atractivo porque Mohamed dejó claro que no saldrá a encerrarse para cuidar su ventaja y tratará de sacar provecho de la velocidad de sus jugadores para controlar la pelota y si puede, vulnerar la portería de Alfredo Talavera, portero del Toluca.

La serie por el campeonato la protagonizan los dos equipos punteros de la zona de clasificación que se reivindicaron como los mejores de la temporada al pasar cuartos de finales y semifinales con autoridad.

En el duelo de ida de la final, los ‘Xolos' dominaron casi todo el tiempo, pero dejaron pasar algunas oportunidades de gol y se vieron sorprendidos por un gol de Benítez que le dio oxígeno al Toluca, confiado en ganar en su estadio mañana.

Si bien los ‘Xolos' poseen una experiencia nula en la disputa de campeonatos de alto nivel porque hace apenas par de años estaban en la división de ascenso, el cuadro sobresalió por su seguridad bajo el mando de Mohamed, que inculcó a los jugadores la idea de divertirse jugando y no considerarse inferiores.

De manera sorpresiva, el conjunto fue segundo de la clasificatoria, con los mismos puntos del Toluca y a falta de un partido, todos reconocen su nivel y no será una sorpresa si mañana resultan campeones.

Sin embargo el Toluca suma seis campeonatos en los últimos 15 años y mañana será un rival muy duro en su estadio, donde suele aprovechar las condiciones de la cancha, a 2.600 metros sobre el mar.