Diciembre 22, 2012

Erik Lamela se robó los aplausos en la victoria de Roma 4-2 Milan

Publicidad

La Serie A se le va a hacer larga al conjunto rossonero, que a una jornada de cerrar la primera vuelta está anclado en la mitad de la tabla, sin obtener la estabilidad de resultados que lo ponga en la parte alta.

En Roma fue arrollado por un rival oportunista y eficaz que se aprovechó de las dudas milanistas. El primer gol del partido lo puso Nicolas Burdisso antes del cuarto de hora. Ocho minutos después, el argentino Pablo Osvaldo firmaba el segundo y a la media hora su compatriota Erik Lamela sentenciaba el choque antes del intermedio.

Lamela amplió su cuenta y sonrojó al Milan, próximo adversario del Barcelona en los octavos de final de la Champions y que contempla novedades, salidas y llegadas, en el mercado de invierno.

Giampaolo Pazzini, a tres minutos del final, marcó, de penal y el español Bojan Krkic, que entró en lugar del brasileño Robinho, anotó el segundo, que maquillaron el revés padecido por el Milan, que quedó a 17 puntos de Juventus. Roma da un paso al frente hacia los puestos europeos, en la sexta plaza, a dos puntos del quinto lugar que ocupa el Nápoles.