Agosto 15, 2016

Jorge Luis Pinto, a seguir haciendo historia en Brasil

Publicidad

El Mundial-2014 premió a Jorge Luis Pinto con el diploma de 'Técnico revelación' al mando de la sorprendente Costa Rica. De regreso a Brasil, Rio-2016 le guardó un lugar en las semifinales con Honduras. Al DT colombiano le sienta bien el 'Pais Tropical'.

"¡Me encanta!", fue lo primero que Pinto dijo cuando la suerte puso a los ticos en el 'grupo de la muerte' de la Copa del Mundo al lado de Uruguay, Inglaterra e Italia, nada menos que tres excampeones mundiales. "Cuanto más bravo sea el toro mejor es la corrida", agregó en su particular estilo.

¿Qué sucedió? Costa Rica ganó 3-1 a Uruguay, 1-0 a Italia y empató 0-0 con Inglaterra. Primera de la llave con 7 puntos, boleto a los octavos de final y toda la prensa del mundo preguntándose quién es el tal Pinto.

Grecia seguiría en el camino de los centroamericanos y después de un tenso 1-1 los penales (5-3) convirtieron a Costa Rica en la sensación del Mundial y a Pinto en héroe en tierra ajena.

Sólo Holanda, también en una dramática definición desde los doce pasos, fue capaz de ponerle punto final al sueño tico, pero la eliminación en los cuartos de final fue celebrada en Costa Rica como si hubiesen levantando la Copa en el Maracaná.

"Ha sido lo más grande que me ha pasado en mi carrera como entrenador. El Mundial me marcó, me enseñó, mostró mi trabajo y lo mejor fue que pude aplicar una frase que siempre le inculco a mis jugadores: 'enfrentar a los grandes con grandeza'", resumió el colombiano su inolvidable 2014.

Pinto abandonó Costa Rica y su teléfono no dejaba de sonar. Atendió el llamado de Honduras y dijo sí: asumió como seleccionador de la Bicolor en diciembre de 2014 con el objetivo de volver a una Copa del Mundo.

Como todo proceso el inicio no le fue fácil, depuró el plantel que compitió sin éxito en el Mundial brasileño, lo que le costó nuevas enemistades, pero con el tiempo ha ido moldeando la nueva 'H' a su imagen y estilo.

"Estoy comprometido con Honduras porque tiene un potencial enorme en sus jugadores, especialmente en los jóvenes, en las divisiones menores", aseguró meses después de iniciado su proyecto.

Por eso no dudó en hacerse cargo de la selección olímpica, porque, considera, "el jugador joven trabaja y se deja enseñar, el Sub-23 es el universitario del fútbol, que aprende, aprende y aprende".

La 'H' ha superado en Rio-2016 muros que parecían infranqueables, como Argentina, campeón en Atenas-2004 y Pekín-2008, con la que empató 1-1 en el Grupo D en el cierre de la primera fase, y Corea del Sur, en cuartos, que pintaba como finalista.

"Nos propusimos hacer historia y estamos cerca. Vamos a pensar en los primeros tres puestos, porque hemos trabajado muy duro y felizmente aquí está la respuesta", dijo tras la victoria 1-0 ante los asiáticos.

Pinto es un hombre estudioso, metódico y apasionado por la táctica. Se recibió en Colombia como licenciado en educación física y deportes con énfasis en fútbol y se especializó en técnica deportiva del fútbol en la Universidad de Sao Paulo.

"Con Brasil hay una cercanía que me hace sentir bien", comentó antes del inicio de los Juegos, recordando además sus estudios en Colonia (Alemania) y Kiev.

"Estoy con la misma sensación que tuve con Costa Rica en el Mundial. Quiero entregar una buena presentación de Honduras y diría que si podemos repetir en unos Olímpicos lo que vivimos con Costa Rica hace dos años, lo vamos a hacer", advirtió.

Ya lo logró. Pinto lo volvió a hacer. Brasil le sienta bien al colombiano.