Diciembre 4, 2012

“Miguel Calero vivirá hasta que su cuerpo quiera”: médico Édgar Nathal

Publicidad

"Después de corroborar la muerte cerebral, sabemos que una vez el sistema nervioso central está lesionado en un tiempo indeterminado va a venir una falla multiorgánica y esto va a condicionar la posibilidad de un paro cardiorrespiratorio. Por razones legales en México no se puede hacer ninguna maniobra de desconexión y tenemos que esperar hasta que sea el organismo de Calero el determine en que momento es insuficiente para seguir llevando sus actividades vitales", declaró Nathal a Blu Radio.

El médico dijo que están investigando si el deportista dejó de tomar los anticoagulantes que le recetaron cuando sufrió una trombosis en el brazo. "Es extraordinario que si él estaba tomando anticoagulantes haya sucedido la trombosis".

Finalizó diciendo que su experiencia médica le dice que "irremediablemente va a venir el paro cardiovascular, puede ser en horas o días".

Escuche el audio en Blu Radio.

El Pachuca, equipo con el que Calero ganó una Copa Sudamericana y cuatro títulos de liga, informó el lunes del diagnóstico que resultó de numerosos estudios médicos que le fueron practicados en los últimos días.

El exguardameta sufrió una trombosis de la arteria carótida derecha el pasado 25 de noviembre, que en principio no presentaba complicaciones, pero su estado general de salud comenzó a deteriorarse el pasado jueves, lo que degeneró este lunes en una recaída o retrombosis.

"La familia de Calero ha sido muy insistente que en quiere que se mantenga el tratamiento farmacológico y la implementación de oxígeno y líquidos (...) y nosotros lo respetamos", añadió el médico.

La esposa, los hijos, la madre y alguno de los ocho hermanos de Calero ya se encuentran en México acompañando al exfutbolista, a la espera de que lleguen el resto de miembros de la familia, que ultiman detalles para viajar desde Colombia.

Tras militar en el Deportivo Cali y el Atlético Nacional, ambos colombianos, llegó al Pachuca en 2000 y allí se convirtió en referente del equipo.

Calero abandonó las canchas el 22 de octubre del 2011.

El exjugador había sufrido en 2007 una trombosis venosa en el brazo izquierdo, de la que fue operado en Estados Unidos.