Diciembre 29, 2012

Gobierno francés no cobrará impuesto a jugadores de la Ligue 1

Publicidad

Según la LFP se trata de una "bonita e indispensable victoria colectiva" para el fútbol francés, que podía haber sufrido "consecuencias desastrosas para los clubes" que hubieran podido ver un éxodo de jugadores, indicó el presidente de la Ligue 1, Frédéric Thiriez en un mensaje recogido por el diario Sud Ouest.

Thiriez ya se había pronunciado en contra del impuesto del 75 % a los ingresos a partir de un millón de euros durante la campaña electoral que llevó al socialista François Fillon a la presidencia de Francia.

El Consejo Constitucional entiende que ese gravamen hace que, a efectos fiscales, dos unidades familiares puedan tener el mismo nivel de ingresos por actividad profesional y quedar una de ellas sujeta a la tasa y la otra exonerada, en función de la repartición de los ingresos entre los contribuyentes que la componen.

Con su decisión, el Consejo Constitucional reprueba que el impuesto se aplique al individuo y no al hogar, pues podría generar una incoherencia fiscal, como había señalado el representante de la conservadora UMP, que recurrió a esa instancia el pasado 20 de diciembre.

"Tomen el ejemplo de dos hogares con dos hijos. En el primer caso, solo trabaja el marido. Si gana 1,2 millones de euros al año, tendrá que pagar el 75 % sobre (los últimos) 200.000 euros. En el segundo caso, si el marido y la esposa ganan cada uno 800.000 euros, no lo pagarán, aunque los ingresos de la pareja alcancen los 1,6 millones de euros. Incoherente", señaló el presidente de la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Gilles Carrez.

La aplicación de ese impuesto a los jugadores cobró especial vigencia en el mundo del fútbol cuando el sueco Zlatan Ibrahimovic fichó por el París Saint-Germain por un salario de unos 14 millones de euros netos por temporada.

Según el cálculo del diario Le Monde, las ganancias anuales del jugador, con todos los impuestos incluidos, podría ascender a unos 70 millones de euros, mientras que la revista económica Challenges elevaba esa cifra hasta los 89 millones.