Diciembre 23, 2012

Chelsea despidió el año con un lapidario 8-0 al Aston Villa

Publicidad

El Chelsea encarriló pronto el partido ante el Aston Villa con un tanto de Fernando Torres con un magnífico remate de cabeza.

El entrenador de los ‘blues', Rafael Benítez, consiguió que su equipo tuviera un partido tranquilo y acabara en plena fiesta, a pesar de la reciente derrota en la final de la Copa Mundial de Clubes ante el Corinthians.

Era el encuentro 500 de Frank Lampard en la Premier League y lo sentenciaron antes del descanso el brasileño David Luiz (m.29), de falta directa, y el serbio Branislav Ivanovic (m.34), tras un rechace del portero.

Ya en el segundo tiempo, el Chelsea gozó de más espacios ante un Aston Villa que no tuvo más remedio que abrirse en búsqueda del descuento. Tras sendas ocasiones de Mata y el nigeriano Moses, Lampard se celebró a sí mismo sus 500 partidos con un potente disparo lejano que se metió junto al palo derecho (m.59).

El Aston Villa bajó los brazos definitivamente. Los brasileños Ramires (m.75) y Oscar (m.79), de penalti, y el belga Eden Hazard (m.83) también se apuntaron en el marcador.

Otro joven brasileño, Lucas Piazon, malogró a los 89 minutos otra pena máxima por la buena intervención del portero del Aston Villa Brad Guzan, pero acto seguido Ramires firmó el definitivo 8-0 con un disparo que se incrustó junto a la escuadra.