Blog:

Julio 27, 2016

MI MANTRA PARA ATLÉTICO NACIONAL

Antonio, Manuel, Andrés, Emiliano, cuatro nombres que al decirlos no significan mucho para ustedes. En mí, son invaluables y más frente a lo que siento por Atlético Nacional. Han generado una especie de culto, un mantra que tiene cuatro historias verdolagas atadas al legado que recibí para ser hincha del club que hoy disputa una tercera final de la Copa Libertadores.

Hoy, todos los hinchas verdes deben saber que es el partido más importante que se ha jugado el club en el Atanasio Girardot. Yo he visto en vivo las finales del 89 y el 95 pero esta tiene un tinte especial: es en la casa, con un marco impresionante, con el antecedente de una campaña casi perfecta, con el odio y la envidia de gran parte del país, con el cariño y la admiración de la otra gran parte de Colombia, con un equipo que juega muy bien, con el legado de Maturana, de Osorio, de ídolos como René, Aristi, Ángel, la lista es larga, con un técnicazo como Rueda y un cuerpo técnico trabajador, con el apoyo de la Organización Ardila Lulle, con una directiva seria y comprometida, con todo este coctel, lo de hoy es HERMOSO.

No será fácil. Es un rival que molesta más que una urticaria, es de esas “agua malas” de mar, fastidian y hay que estar muy alerta. La fiesta está servida, hay fe pero sin triunfalismos.

Yo voy armado de este mantra, lo repito en partidos muy especiales cuando la situación ha estado al borde del caos y me ha funcionado. Me salió en el gol de Valoy al Junior, en los penales contra Equidad, en los penales contra los tiburones y en muchos otros partidos. Lo repito, lo digo muchas veces mentalmente mirando al cielo: “Antonio, Manuel, Andrés, Emiliano, ayuda, verdolagas, ayuda que ustedes aman esto. Antonio, Manuel, Andrés, Emiliano. Antonio, Manuel, Andrés, Emiliano…” Y así sucesivamente…

Esta es la historia:

Antonio Rios.
Era mi abuelo paterno, murió en 1969. El papá de mi padre Juan Guillermo Ríos. Yo no había nacido, nunca lo conocí. Era pintor de brocha gorda y junto a mi abuela Cecilia luchó por sacar adelante a once hijos en la comuna de Villahermosa, al son de mucha pobreza pero con grandes valores y una férrea disciplina antioqueña.

Me cuentan mis tíos que Antonio desde niño contaba de su pasión por Nacional. A él le tocó cuando se llamaba Atlético Municipal. Ya casado iba al estadio Atanasio Girardot cuando tenía dinero, y, cuando no podía entrar, se quedaba en las afueras tomando cerveza con los amigos, oyendo el partido.

Sus dos hijos mayores, Óscar y Jairo (mis tíos), lo acompañaban al estadio. Antonio los llevaba para inyectarles el amor por Nacional y para otra misión: ingresar media botella de guaro para darle diversión al asunto. En ese tiempo no esculcaban ni a los niños, ni a las mujeres. Todo dentro del marco de un ambiente “sano”.

Luego empezaron a ir con el abuelo otros hijos que fueron creciendo: mi padre Juan Guillermo, los tíos Jaime Humberto, Mauricio y Sergio, las tías Luz Marina, Gloria y Edilma.

Murió con tan solo 50 años. Ya todos sus hijos tenían el amor y el fervor por el amado verde de la montaña.

Manuel López.
Mi tío Manuel me conoció cuando yo era un bebé. No lo recuerdo. Me cuenta mi madre que era muy pintoso, le iba muy bien con las mujeres, era culto, salsero, y de una personalidad arrolladora. Jugaba muy bien al fútbol y era hincha a morir de Atlético Nacional.

El 16 de diciembre de 1976 se despidió de mi abuela Emilia y de mi tío Chocho y se fue para el estadio a ver al verde. Iba en su moto, salió en ella después de la victoria de Nacional y decidió acompañar a un amigo que iba en otra moto. En la oscuridad del sector que hoy llamamos Tricentenario, no vio el separador y se fue contra un poste. Murió de inmediato.

La familia quedó devastada y hoy, en cada tertulia familiar, lo recordamos. Yo lo recuerdo en mi mente, en mi mantra, en mi corazón verdolaga.

Andrés Escobar
Es el gran Andrés. Uno de mis máximos ídolos y referentes en la vida. Sobran más letras al respecto…

Emiliano López
Mi abuelo materno. Con el compartí muchos diciembres. De profesión mecánico, escultor, literato por naturaleza, escritor de cuentos, poemas y empírico cantante de zarzuelas y óperas. Cejeño de raíz y abolengo. Junto a la abuela Emilia sacó adelante 11 hijos.
Emiliano era de voz potente, de gran porte, alto, de patillas gruesas e inspiraba un gran respeto. Nunca conoció el mar y nunca pisó el estadio Atanasio Girardot.

Cuando estaba en su casa en La Ceja y se transmitía un partido de Nacional por televisión o radio, Emiliano se sentaba y llamaba a algunos de sus hijos con una frase: “Mijooo, venga que va a empezar una sinfonía porque el glorioso Nacional va a jugar”. Así adoctrinó al tío Chocho, a la tía Tere y a mi madre, que divide su corazón entre el Nacional de Pote y el Millos de Juanchito, mi hermano.

Emiliano se nos fue un 21 de marzo de 1999. Partió dos meses después de la muerte de la abuela Emilia. El amor hace que uno siga a ese amor a donde  vaya…

Un gran verdolaga Emiliano. Nunca vio al equipo en vivo, yo lo hago por él.

“¡Antonio, Manuel, Andrés, Emiliano!”, es mi mantra que hoy rugirá como nunca. Ustedes deben tener el suyo. Hoy es el día, hoy es nuestro 27, hay que darlo todo. Todos juntos, la hinchada y los jugadores, sin parar.

¡Te amo Atlético Nacional de mis ancestros y legado de que le doy a mi hija Mariana!