Julio 3, 2009

La leyenda de Faustino ‘El Tino’ Asprilla, un grande del fútbol mundial

‘El Tino' se despide este sábado en el estadio Atanasio Girardot con un partido de estrellas, dejando un estilo de juego y una huella en los aficionados de todo el mundo, que vieron a este ‘artillero' de 1.78 metros, con largas zancadas y excelentes regates, convirtiendo goles de todas las formas y celebrando como sólo él sabía, con la media luna.

Faustino Hernán Asprilla Hinestroza, de 39 años, nació en Tuluá, Valle del Cauca. Jugó por primera vez, profesionalmente, en el Cúcuta Deportivo, equipo con el que, durante dos años, marcó 17 goles en 36 partidos.

Después pasaría al Nacional de Medellín, el equipo de sus amores en su país, y allí se daría a conocer al conseguir 32 tantos en 75 partidos, conseguir una Copa Interamericana en 1990 y un campeonato nacional en 1991, además de figurar como una de las promesas del fútbol colombiano.

Un colombiano brillaba en Italia

En 1992, ‘El Tino' fue transferido a uno de los mejores equipos italianos, el Parma. Allí consiguió, en su primera etapa con el club, de 1992 a 1996, 25 goles en 84 partidos y lograría títulos muy importantes como la Recopa de Europa de 1992, la Supercopa de Europa en 1993 y la Copa UEFA en 1994, logros que nunca antes había conseguido un futbolista colombiano.

En la temporada de 1994, Faustino fue propuesto para llevarse el Balón de Oro, premio individual que otorga cada año la revista especializada France Football al mejor futbolista de Europa. En dos ocasiones durante su carrera sería postulado a este galardón.

En su regreso en 1998 al club que lo consagró en Europa, Asprilla anotó tres goles en 22 partidos, aunque se coronaría en tres campeonatos: Copa de Italia y Copa de la UEFA en 1998 y Supercopa de Italia un año después.

El delantero también pasó a la historia del Calcio italiano al quitarle un invicto de 58 partidos al Milán de Paolo Maldini y compañía, al anotar un espectacular tanto de tiro libre, casualmente al minuto 58 de juego.

Newcastle, testigo de los regates

Faustino terminó una etapa en Italia para llegar a otro conjunto de renombre, el Newcastle United inglés, en el que la gran figura era Alan Shearer.

Aunque no obtendría ningún título con este equipo, jugó cinco temporadas y marcó nueve tantos en 48 partidos.

Aún se recuerda su gran actuación en la Liga de Campeones, cuando le marcó tres tantos, en el mismo partido, al Barcelona de España.

Pero no todo sería dicha, ya que en ese club sufrió una grave lesión en su rodilla que le costó bajar su nivel futbolístico día tras día.

Regreso a Suramérica

Tras su andar por el Viejo Continente, el primer equipo que se interesó por el delantero, en 1999, fue el Palmeiras de Brasil, que dirigía Luiz Felipe Scolari, y en el que jugó 12 partidos y anotó dos tantos. Participó en torneos importantes como la Copa Mercosur, la Intercontinental de Clubes y la Copa Libertadores de América, en donde fallaría un penalti en la final, contra Boca Juniors.

Luego vendría un recorrido por varias escuadras. En 2000, fue cedido al Fluminense (marcó ocho goles en 12 partidos); en 2001 fue al Atlante mexicano; regresó al Nacional de Medellín, en busca de la gloria, pero sería un paso fugaz en 2002 y en el que anotó tres tantos.

En 2003, Asprilla empacó maletas hacia la Universidad de Chile, conjunto con el que tuvo destellos de buen fútbol (cinco goles en 13 partidos), aunque ya su estado físico decaída debido a una lesión de su rodilla.

Faustino jugó profesionalmente por última vez en 2004 con Estudiantes de la Plata. Sólo disputó dos partidos y se fue, tras algunas diferencias con el técnico Carlos Bilardo.

Colombia tiene en Asprilla a un ídolo

Tal vez, lo que más recuerda la afición colombiana cuando se le habla del "Tino" son sus celebraciones, sus regates, su carisma y sus goles. Esos que convertía en las Eliminatorias al Mundial, como cuando, con dos tantos, contribuyó a la goleada 5-0 de Colombia ante Argentina en 1993 ó el golazo que le marcó a José Luis Chilavert, portero de Paraguay, en Barranquilla, rumbo al Mundial de Francia.

Asprilla fue parte de una selección nacional de ensueño, comandada por Carlos el "Pibe" Valderrama, Freddy Rincón y otros históricos del balompié nacional.

El "Tino" jugó los Olímpicos de Barcelona en 1992. Su primer gol con el equipo mayor fue el 6 de junio de 1993, día en el que debutó ante Chile.

Después ocupó con Colombia el tercer lugar de la Copa América en 1993 y 1995 (en el ´97, Colombia llegó a cuartos de final).

El delantero que marcó 20 goles con la Selección de su país nunca pudo anotar en los dos mundiales de fútbol en los que participó.

Asprilla llegó al Mundial de 1994 en Estados Unidos como la gran referencia en la delantera colombiana, pero nunca pudo sobresalir, al igual que todo el conjunto nacional.

En 1998, volvió por la revancha al Mundial de Francia en 1998, pero en el primer partido tuvo una pelea con el técnico Hernán Darío Gómez. Para el segundo encuentro, Asprilla ya había abandonado a su Selección.

Faustino volvería a la Selección para afrontar la Copa de Oro del 2000, en la que Colombia perdió la final ante Canadá.

El delantero se fue opacando cada vez más por su indisciplina y su lesión en la rodilla. Su última participación con el combinado patrio fue para la Eliminatoria a la Copa del Mundo del 2002, luego le dijo adiós a la Selección Nacional de Colombia.

Cristian Olave

Periodista Caracoltv.com