Enero 27, 2010

Manchester United apagó la llama de Carlos Tévez

Ya desde el pitido inicial se trató de un derbi de alto voltaje en el que el City buscaba su primera final copera en el emblemático estadio Wembley desde el año 81.

Se lo negó el United de Ferguson, que el 28 de febrero disputará la final de este torneo ante el Aston Villa, club que reservó su boleto tras imponerse en la otra semifinal de "Carling" al Blackburn Rovers.

Fue un duelo que comenzó salpicado por el morbo -en la ida se produjo un intercambio de gestos políticamente incorrectos entre el argentino Carlos Tévez y Gary Neville- y en el que Ferguson optó en el centro de la defensa por el central inglés Rio Ferdinand, que recurrió un cargo de conducta violenta impuesto por la federación de fútbol.

El City arrancó con fuerza un acto inicial que vio buenas ofensivas de la mano de los argentinos Pablo Zabaleta y Tévez, el hombre que firmó los dos goles de la victoria en la ida, y que pusieron en apuros al meta holandés del United, Edwin van Der Sar.

El extremo galés Ryan Giggs hizo lo propio para la formación de Old Trafford, con un tiro a meta que pudo haber puesto por delante en el marcador al equipo de Ferguson a los 32 minutos.

Sin embargo, en líneas generales, a los "diablos rojos", con el inglés Wayne Rooney como único punta, les costó crear ocasiones claras en la primera mitad.

La plantilla local imprimió más presión sobre el once de Roberto Mancini, sin el brasileño Robinho -quien negocia su salida de esta entidad a un club brasileño-, y ese talante ofensivo se tradujo en un primer gol para los locales, que firmó en el minuto 52 el inglés Paul Scholes, a un pase de Michael Carrick.

El United recobro la forma y se puso por delante enfilado a la final. Carrick amplió la ventaja en el minuto 71.

Y llegó la réplica de un luchador Tévez, que instantes después, remató un pase del galés Craig Bellamy para dar esperanzas a su equipo.

No pudo ser. La réplica de Tévez fue abortada por un Wayne Rooney imparable, que esta noche dijo la última palabra y metió, en el último minuto, a su equipo en la final de la Carling con el tercer gol del partido.

El United supera al Manchester City por una diferencia de goles de 4-3, contando con su derrota por 1-2 en la ida.