Diciembre 6, 2008

América quedó un paso más cerca de la gran final

En el estadio Pascual Guerrero de la ciudad de Cali, América celebró este sábado su segundo triunfo de las semifinales, siguió invicto en la fase y, con ocho puntos, conservó la mayordomía de su zona.

Desde el primer minuto de juego, los "escarlatas" mostraron una amplia superioridad sobre un Junior que careció de ambición ofensiva.

Los barranquilleros no pudieron contar para este compromiso con el volante Émerson "Piojo" Acuña, quien se encontraba suspendido. Los delanteros Luis Yánez y Teófilo Gutiérrez vieron los minutos iniciales desde el banco de suplentes.

Muy temprano (minuto 20), América abrió el marcador a través del recién ingresado Wilmer Parra, quien tras recibir de Adrián Ramos el denominado "pase de la muerte" y fallar en primera instancia, empujó la esférica al fondo de la red.

Con el 1-0 y el apoyo de su hinchada, los "diablos rojos" mantuvieron los bríos en ataque y crearon, con el insistente Ramos, una nueva opción de anotar, pero esta vez el palo ahogó el grito de gol "escarlata".

En el Junior siguió reinando la confusión y se fue al descanso con una sola oportunidad de anotar, que desperdició Martín Arzuaga.

Para la segunda mitad, ya con Yanez y Gutiérrez en la cancha, los visitantes mostraron algún tipo de reacción, pero América los "liquidó" con el segundo tanto.

El cronómetro marcaba el minuto 61, Ramos tomó el balón en la mitad del terreno y tras una espectacular maniobra, en la que dejó "regada" a la defensa "tiburona", definió con gran maestría a la salida del arquero Didier Muñoz.

El 2-0 desató la fiesta en el Pascual Guerrero. América siguió ilusionando a su hinchada con poder llegar a la segunda final consecutiva, pero, sobre todo, con alcanzar la estrella número 13.

En la quinta jornada de los cuadrangulares semifinales, los "escarlatas" deberán enfrentar el clásico ante Cali, mientras Junior, que se quedó en cuatro puntos, jugará en su estadio con Pereira.

Temas relacionados: