Primero en 1989 y luego en el reciente 2016: ese par de años serán recordados por siempre, ya que el cuadro ‘verdolaga’ supo cómo escribir con letras doradas su nombre en el emblemático trofeo. Toda una hazaña.

Publicidad