Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopopup.png
Active las notificaciones para estar siempre informado del fútbol nacional e internacional con Gol Caracol.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

La delgada línea entre triunfalismo y favoritismo

Uno de los peores males que dejó el mundial de Estados Unidos 1994 fue el triunfalismo. Con esto no me refiero únicamente a que el país fue castigado sufriendo una inesperada eliminación en la primera ronda  de la cita mundialista, sino a que también sembró un miedo dentro del futbolista y hasta del mismo periodismo de asumir favoritismos para no volver a experimentar la frustración que es conllevada por la derrota. Tuvieron que pasar 20 años para que nuevamente una selección Colombia ocupara ese protagonismo dentro de unas eliminatorias y en las que fuera catalogada como una de las mejores del continente. Con la llegada de José Pékerman los futbolistas colombianos volvieron a creer en sus capacidades asumiendo la responsabilidad, obteniendo los resultados esperados por gran parte del país. ¿A qué se debe? En una entrevista, Camilo Zúñiga afirmó que el seleccionador argentino le inculca al plantel que crean en sus capacidades, que conforman unas de las mejores selecciones del mundo y que si ponen en cancha ese buen nivel, seguramente el equipo obtendrá su clasificación a Brasil 2014. Se puede dar el próximo viernes cuando la ‘tricolor’ se enfrente contra su similar de Ecuador. Además de la motivación por parte del cuerpo técnico, los jugadores pasan por un buen rendimiento individual en el que  el futbolista colombiano se está cotizando cada vez más en el balompié europeo. A comparación con el actual seleccionado, el plantel que jugó el mundial de 1998 contaba con tres jugadores que actuaban en Europa. Ahora, en esta última convocatoria son 16 los futbolistas que hacen parte del fútbol del viejo continente. Ante esta buena actualidad, el favoritismo comienza a otorgársele al combinado nacional en el enfrentamiento contra los ecuatorianos. La selección de Reinaldo Rueda solo ha cosechado 2 puntos de los 15 que ha disputado como visitante en las actuales eliminatorias. De esta manera la obligación recae en Colombia, no solo por el mal papel que ha desempeñado Ecuador como visitante, sino también por el excelente nivel en el que están los jugadores de Colombia. Aunque se ha llamado a la calma por parte del cuerpo técnico y hasta de la prensa sobre no subestimar a la selección ecuatoriana, no se puede negar que el favorito para conseguir el triunfo y de paso la clasificación a Brasil es para Colombia. Con los tres puntos el combinado nacional obtendrá el boleto al mundial (llegando 26 puntos), teniendo en cuenta que Uruguay (quinto con 16 puntos) se enfrentará a Ecuador en la penúltima fecha. De esta manera se tendrán que quitar puntos entre los dos seleccionados y Colombia se les pondría inalcanzable en la tabla de posiciones. Hay que tener en cuenta que Venezuela, sexto actualmente, le quedan por disputar 3 juegos y si los llega a ganar llegaría a 25 puntos.  Además que el equipo venezolano se tendrá que enfrentar contra  Chile, otro rival directo de Colombia. Uruguay por su parte jugará frente a los ‘incas’, y en la última fecha a Argentina. Como quien dice, las últimas fechas de las eliminatorias tendrán enfrentamientos entre rivales directos, lo cual beneficiará a Colombia si llega a ganar este viernes en el Metropolitano. La calma debe existir, pero también el equipo debe asumir con responsabilidad su favoritismo y salir a ganar contra Ecuador. Saber lo que tienen y que futbolísticamente pueden enfrentar a cualquier selección de envergadura si llega a clasificar al mundial. No hay que olvidar que actualmente Colombia es tercera en el ránking Fifa. Esta selección ya está preparada mentalmente y ser conscientes de lo que pueden lograr a futuro, de ir a un Mundial y ser protagonistas. El periodismo tampoco puede caer en el miedo de no atribuirle lo que merece este grupo de jugadores por no querer sonar triunfalistas. Tiempo extra: Mariana Pajón, Caterine Ibargüen, Nairo Quintana, Orlando Duque, Rigoberto Urán y hasta la selección de patinaje de Colombia han demostrado que ser favoritos implica responsabilidad y cabeza fría para afrontar cada competición y no quedarse solo con la posibilidad obtener un triunfo, sino competir y ganar, como ha sucedido en este último año tanto en los Juegos Olímpicos, campeonatos mundiales y las grandes vueltas ciclísticas. Este es el mejor ejemplo del cual el fútbol colombiano debe aprender: no temerle al favoritismo y no confundirlo con triunfalismo. Jhon Álvaro Clavijo/ twitter: @siperohoyno

En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO