Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopopup.png
Active las notificaciones para estar siempre informado del fútbol nacional e internacional con Gol Caracol.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Nelson Ramos no era el hombre a llamar

A escasas horas del debut de Colombia en la Copa América de Argentina 2011, el equipo nacional sufrió su primera baja. El arquero David Ospina, quien se perfilaba como titular indiscutido para el juego de este  sábado ante Costa Rica, debió dejar la concentración en la ciudad argentina de Santa Fe para retornar al país con una fractura en su tabique nasal. Aunque lamentable lo que le ocurrió al joven guardameta, se abrió una vez más la posibilidad para que retornara al seno del equipo colombiano un experimentado de mil batallas y líder por naturaleza: Faryd Mondragón. Y digo una vez más, porque ocho días antes del incidente de Ospina, la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) le permitió a los equipos participantes en la Copa América inscribir un tercer guardameta para completar un cupo máximo de 23 futbolistas. Pese a la posibilidad, el técnico Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez decidió, equivocadamente, llamar a Breiner Castillo, del Medellín,  para que hiciera trío de ‘candados’ con Ospina y Luis Enrique ‘Neco’ Martínez. ‘Brecas’, que inició el año en un buen nivel, fue arrastrado lentamente por el mal momento que atravesó el DIM en la Liga Postobón I y terminó  deslucido. ¡Y no solo en la parte futbolística! Anímicamente se mostró descompuesto al entrar en un vergonzoso rifirrafe de insultos con el ahora ex técnico del equipo  rojo Víctor Luna. Bolillo había metido la pata. Aunque para muchos el error pasó desapercibido ya que un tercer arquero supuestamente ni ponía ni quitaba, no lo fue así. Los partidos amistosos, ante la selección Sub-22 de México  (0-0) y el representativo de Senegal  (2-0 a favor de Colombia), dejaron en evidencia una vez más que, sin importar el sistema táctico que utilice el estratega, al equipo le hace falta otro líder que acompañe en esa tarea al capitán Mario Yepes. Otra persona de la entraña de los jugadores, ganadora y con experiencia. Aunque Yepes lo ha hecho bien y ha sido un verdadero ‘León’ en la defensa, su capacidad para contagiar de sed de triunfo  a sus colegas no ha sido suficiente. Y la vida, acostumbrada a darle segundas oportunidades al Bolillo, le dejó en bandeja de plata el nuevo ‘papayazo’. La lesión de Ospina obligaba al estratega a enmendar su error. Pero otra vez desperdició la oportunidad. En vez de llamar a Mondragón, que ya había hecho parte de microciclos de preparación, prefirió convocar por primera vez al arquero de Millonarios Ramos. Y no tengo nada en contra del payanés. Me parece que es un tipo serio, que realizó un buen semestre con el conjunto bogotano y que ha hecho méritos para una convocatoria, pero creo que esta no era la suya. En un campeonato en el que la selección se juega su prestigio, el Bolillo debió echar mano del hombre de experiencia (40 años), del asistente a dos mundiales (Estados Unidos 94 y Francia 98), del ganador de  una Supercopa Sudamericana, una Recopa Sudamericana y dos Superligas de Turquía y que, por supuesto,  pasa por un gran momento con el Philadelphia Union de Estados Unidos. Gómez, no me cansaré de decirlo, desechó al líder que le hacía falta, al hombre que le iba a luchar mano a mano  la titular  a ‘Neco’, y prefirió premiar la buena campaña de un arquero que pudo esperar un poco más para vestir la casaca colombiana. Por: Juan Carlos Calderón Medina. Editor Golcaracol.com

En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO