Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo notificaciones
Active las notificaciones para estar siempre informado del fútbol nacional e internacional con Gol Caracol.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Gustavo Cuéllar y el Al Hilal ganaron la Copa Lusail en juego de fogueo contra Zamalek

El equipo de Gustavo Cuéllar se impuso en los penaltis a su rival, en un partido que sirvió para inaugurar el estadio que albergará la final del Mundial de Qatar.

Gustavo Cuéllar festejo junto a sus compañeros del Al Hilal.
Gustavo Cuéllar festejo junto a sus compañeros del Al Hilal.
Tomada del Twitter oficial del Al Hilal.

El Al Hilal saudí ganó en la tanda de penaltis al Zamalek egipcio en la final de la Copa Lusail (1-1), en un partido que sirvió para inaugurar el estadio que albergará la final del Mundial de Qatar 2022.

Los primeros minutos de fútbol en el Estadio Lusail dejaron un buen sabor de boca: hubo goles, intensidad, oportunismo, descaro, un portero convertido en héroe y dos intervenciones del VAR (una acertada, la otra justa pero polémica) que permiten soñar en que este nuevo recinto deportivo deparará grandes cosas.

Al Hilal, un equipo con marcado acento latinoamericano dirigido por el extécnico de River Plate, Ramón Díaz, y que alineó André Carrillo (Perú), Gustavo Cuéllar (Colombia), Michael de Oliveira (Brasil) y Luciano Vietto (Argentina) fue dominante y jugó un fútbol ofensivo que le permitió gozar de más y mejores opciones que los egipcios.

Publicidad

Sólo un superlativo Mohamed Awad, portero del Zamalek y la selección egipcia, con grandes intervenciones todo el partido, impidió que los árabes cobraran una ventaja insuperable en la primera parte.

No pudo evitar que el nigeriano Ighalo Odion, con pasado en el Granada español, anotara tras un error calamitoso de la defensa egipcia, que dejó al delantero solo y con tiempo ante Awad, al que batió con un descarado 'sombrerito' en el minuto 17.

Zamalek, muy cauto, no perdió sin embargo el pulso del juego y sacó petróleo con una de sus pocas incursiones en campo rival.

Publicidad

Un error defensivo al tirar el fuera de juego dejó franca la puerta para el delantero internacional saudí Ahmed Sayed, que anotó tras un primer rechace desesperado del arquero Abdala Maiouf.

Al Hilal apretó más en la segunda mitad y arrinconó a los egipcios, que comenzaron a dejar ver sus debilidades sobre todo a la hora de defender el juego por las bandas de los saudíes.

Sin embargo, éstos no supieron cómo aprovechar su dominio y dejaron que la final de la Copa Lusail se decidiera en los penaltis. Zamalek no pudo sostener su fortuna desde los doce metros y el VAR, que obligó a repetir un tiro que Vietto había fallado, y Carrillo, con solvencia en el último disparo, dejaron el título en manos del equipo saudí.

Publicidad

Fiesta mundial

Hasta tres horas antes del inicio del espectáculo, el goteo de aficionados fue constante aportando color, con las camisetas rojiblancas y azules de ambos equipos en las inmediaciones del estadio Lusail, engalanado para el partido y como aperitivo de la inauguración, rondas previas y la gran final del Mundial que tendrá lugar en noviembre.

En los aledaños, en los que aún no han concluido las obras de vías de acceso, destacaron las medidas de seguridad y organización, en perfecta sincronía para garantizar una entrada fluida del público y que fue toda una prueba de fuego de cara al Mundial.

Publicidad

La emoción previa al encuentro fue palpable en las amplias zonas habilitadas en las entradas de los vomitorios, donde hubo actuaciones musicales y en las que grupos de aficionados mostraban su apoyo no solo a los dos equipos de la final, sino a los que participarán en la próxima cita mundialista.

Entre ellos, destacó uno formado por una treintena de cataríes ataviados con la camiseta de Argentina, en su mayoría de la estrella Lionel Messi, y pancartas con Diego Maradona y la Copa del Mundo en apoyo a la selección 'albiceleste'.

"Espero que Argentina llegue a la final y Messi levante la copa en su último Mundial", aseguraba Abid, de 27 años, arengado por sus compañeros.

El concierto y espectáculo de luz y pirotecnia de la estrella egipcia Amr Diab, coreado en todo momento por el público, fue el preámbulo de la salida al campo de ambos equipos sobre un césped en perfectas condiciones, digno de la inauguración del estadio.

Publicidad

⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial ⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial
  • Publicidad