Octubre 11, 2017

Críticas en México en contra de Osorio no paran, pero lo respaldan sus grandes cifras

Foto: AFP

Pese a clasificar de manera anticipada a la selección ‘manita’ al Mundial de Rusia 2018, al timonel no le perdonan haber perdido contra Honduras, en la última fecha del hexagonal final de la Concacaf.

Luego de la derrota en condición de visitante por 3-2 frente a Honduras, en México se convirtió de nuevo en trending topic en Twitter el hashtag #Fuera Osorio, situación que no concuerda con la campaña hecha por el colombiano en la Eliminatoria.

Hace cuatro años, los mexicanos con 11 puntos, tuvieron que jugar el repechaje contra Nueva Zelanda, serie que quedó finalmente 9-3  a favor de los dirigidos por Miguel ‘El Piojo’ Herrera, quien tomó las riendas del equipo para dicha confrontación, en lugar de Víctor Manuel Vucetich.

Lea acá: Las cifras de la clasificación de Colombia al Mundial de Rusia

El panorama cambió del cielo a la tierra en esta Eliminatoria. Juan Carlos Osorio llegó a dirigir a México el pasado 14 de octubre de 2015 y el rendimiento del equipo cambió y las cifras lo respaldan de manera categórica.

Quedó primero en el hexagonal final con 21 unidades, cinco puntos más que su perseguidor, Costa Rica, quien ostenta el récord de más enteros acumulados en una Eliminatoria final, con 23 unidades logradas para el Mundial de Corea y Japón en 2002. El récord de México está en 22 enteros, conseguidos por Ricardo La Volpe para el Mundial de Alemania 2006.

Lea también: James Rodríguez: figura y goleador de Colombia en su clasificación al Mundial 2018

Y es que las cifras respaldan de manera evidente al cafetero, quien con su equipo logró 16 tatos a favor contra siete en contra, situación completamente contraria a lo vivido por México hace cuatro años, en donde tan solo convirtió siete goles y recibió nueve.

La gran consigna de los mexicanos es llegar los cuartos de final de un Mundial, meta que no será fácil para el técnico Juan Carlos Osorio, que pese a tener un buen rendimiento con su equipo, no logra ganarse el corazón esquivo de los centroamericanos.