Grupo C: ‘Catenaccio’ venezolano contra Colombia y Brasil ganó pero no convenció

La primera jornada del último grupo de la Copa América dejó a los ‘vinotintos’ y a la ‘canarinha’ como líderes. Mientras que Colombia y Perú tendrán que replantear su juego por sus derrotas.

A primera hora se enfrentaron los países hermanos de la parte norte del continente, Colombia y Venezuela, jugaron un partido que arrojó como resultado la victoria de los ‘patriotas’ con el solitario gol de Salomón Rondón.     

 

El seleccionado venezolano planteó un juego fuerte en la cancha, la líneas eran muy cortas, un equipo especialista en defender. La fricción fue el común denominador a lo largo del partido, el técnico venezolano supo interpretar que el buen juego y las sociedades de Colombia se podían cortar con su juego duro.

 

Los contragolpes fueron el principal argumento de ataque para Venezuela a lo largo del primer tiempo. Eso sí, las aproximaciones al arco colombiano, casi siempre, fueron con peligro de gol.

 

Ya para el segundo tiempo, el técnico José Néstor Pékerman intentó cambiar la mentalidad del equipo y, como lo dijo en rueda de prensa, “Colombia fue por los tres puntos”. El seleccionado nacional adelantó líneas y jugando al ‘cómo sea’ se aproximaba al área de venezolana. Es por eso que Edwin Valencia resultó siendo uno de los puntos altos del equipo, ya que desde la zona de él, se gestaban los ataques colombianos a punta de cojones, como dirían en el barrio, y con más ganas que fútbol.

 

En los minutos finales, el combinado patrio, apeló por el juego aéreo, algo que al final no funcionó. Por el piso, no llegábamos, y solamente un balón de James Rodríguez se filtró en la férrea defensa venezolana que contó con unos inspirados defensores centrales, que sin importar lo rústicos que se vieran, rechazaban sin darles nada cualquier balón que Colombia intentaba colar por su zaga. No dejando a un lado la buena presentación del portero ‘vinotinto’ que a la larga configuró desde la parte de atrás el triunfo de la selección bolivariana.

 

Las ganas de no dejar jugar a Colombia fueron tales, que hasta los suplentes de la selección ´vinotinto’ vivían con intensidad el encuentro; como ejemplo, la inocente tarjeta amarilla de Franklyn Lucena, quien se encontraba en la zona de traslado y que sin ni siquiera haber entrado al terreno de juego se hizo merecedor al cartón por entorpecer un saque de banda a favor de los ‘cafeteros’.

 

Noel Sanvicente al ver la oleada en ataque de Colombia decidió sacar a un volante de vocación ofensiva, casi delantero, para enviar a otro zaguero central al a la cancha buscando impedir la ráfaga de la tricolor en la parte delantera. El técnico y su esquema llevaron a los colombianos al terreno donde no se sienten cómodos, así fue como Venezuela derrotó al cuadro ‘tricolor’.

 

 

En el segundo partido del día Brasil, contó con un inspirado Neymar, quien a propósito, se toma muy en serio su papel de capitán y de líder dentro, y fuera de la cancha, así lo demostró contra Perú.

 

El partido inició con las revoluciones a fondo. Tan solo dos minutos pasaron y los peruanos ya ganaban 1-0. El volante Christian Cueva aprovechó el error entre David Luiz y su arquero Jefferson, la mandó a guardar y los ‘incaicos’ daban la sorpresa.

 

Como decían los comentaristas de antaño, mientras Perú celebraba, una combinación netamente del Barcelona, Dani Alves-Neymar, le daba la igualdad a la ‘verde-amarella’; luego del potente cabezazo del capitán.

 

Por momentos, en el segundo tiempo, muchos nos sentimos en el Mineirao la vez del 7-1, dado que los brasileros fueron chiflados en múltiples ocasiones, mientras que los peruanos manejaban los ritmos del juego, complicaban a los defensas de Brasil y constantemente decidían a qué velocidad se jugaba el partido, eran dueños y señores del partido.

 

Tanto fue el asedio peruano, que los delanteros del ‘Scratch’ tuvieron la obligación de ayudar en marca y por eso, las continúas y fuertes de faltas de los atacantes, quienes, sin generalizar, casi nunca saben defender.

 

Pero como todo no podía ser malo, ese líder frotó su lámpara mágica y salió con un lujo; un pase perfecto entre líneas para habilitar a Douglas Costa quien sin dudarlo definió al primer palo del arquero peruano y sentenció el marcador a favor de Brasil, que gana pero nada que convence a sus ‘torcedores’.

 

Finalizó la primera ronda de la Copa América y hasta ahora no se vislumbra un equipo que conquiste con su fútbol o que se vea como favorito para el título.

 

Veremos qué nos trae la segunda ronda del torneo más antiguo de selecciones del mundo.