Junio 3, 2016

“La clave del partido ante Paraguay es no volvernos locos": Bryan Ruiz

"Es un partido para no volverse loco desde el inicio. En parte por el clima, que es muy caliente (36 grados centígrados), y también porque es el primero, es crucial sacar los tres puntos. No vamos a volvernos locos, no vamos a salir a atacarlos desesperadamente", adelantó el jugador del Sporting de Lisboa.

 

Ruiz recordó que el Grupo (que se completa con Estados Unidos y Colombia) "es sumamente difícil, los cuatro tenemos posibilidades de clasificar, y Paraguay es un equipo muy complicado. De forma que tenemos mucha confianza, pero es necesario hacer las cosas bien".

 

En tanto, el entrenador tico, Óscar Ramírez, comentó que el estreno "es siempre el más complicado en esta fase de grupos" y el choque ante Paraguay será un partido "de concentración máxima".

 

"Paraguay es sumamente competitivo, no comete errores, aprovecha bien las fallas de sus adversarios. Bryan dijo bien, no hay que volverse locos. Será necesaria mucha concentración y buscar tener el control del partido", comentó el estratega.

 

Para Ramírez, es verdad que el plantel costarricense estrenará en esta edición del torneo empujado por una enorme confianza, aunque llamó a tener cautela.

 

"Yo creo que es importante la mentalidad ganadora. Pero hay un primer paso a dar, y ese paso se llama Paraguay. De forma que en mi opinión nosotros tenemos que ir paso a paso", señaló.

 

Ramírez lamentó la ausencia del astro Keylor Navas, arquero del Real Madrid a causa de una lesión del Talón de Aquiles del pie izquierdo.

 

"Keylor tenía muchas ganas de jugar esta Copa. Pero esa lesión se venía arrastrando y yo entiendo que él tenía que tomar una medida para resolver ese problema", lamentó el entrenador del plantel.

 

En el partido ante Paraguay, Navas será sustituido debajo de los tres palos por el experimentado Patrick Pemberton, arquero del club Alajuelense.

 

Costa Rica y Paraguay se enfrentarán el sábado a las 4:00 p.m., hora colombiana, en el Camping World Stadium de Orlando, y estará a cargo del al argentino Patricio Loustau.