Junio 23, 2015

La experiencia de los porteros no bastó para dejar las porterías imbatidas

Al menos en una ocasión, tras 270 minutos de fútbol, todos los guardametas tuvieron que sacar el balón del fondo de la portería.

 

   Catorce han sido los porteros que contaron con la oportunidad de jugar con estos 12 equipos, ya que tanto la selección de Paraguay como la de Jamaica alinearon a más de un arquero en sus partidos.

 

   De todos los guardametas que disputaron todos los minutos hasta el momento, el que mejor ha resuelto su trabajo es David Ospina, al que solo le han metido un gol.

 

   Se da la circunstancia de que la Copa ha sido una competición marcada por la presencia de muchos porteros con una contrastada carrera internacional y con protagonismo en varias ligas europeas.

 

   Junto al caso de Ospina en el Arsenal inglés, se puede hablar de Claudio Bravo, el portero chileno del Barcelona campeón de la Liga de Campeones, del uruguayo Fernando Muslera, con experiencia en el Galatasaray turco, entre otros equipos, o del argentino Sergio Romero, que completó la última campaña en el Sampdoria italiano.

 

   Otros de los guardametas de la Copa, aunque no actúan en Europa, tienen experiencia en ligas americanas como es el caso de Jesús Corona del Cruz Azul mexicano, así como el portero de Brasil, Jefferson, titular en el Botafogo de Rio de Janeiro, aunque al final de la última temporada se fue a Segunda División con su equipo.

 

   En general, la posición de portero suele presentar pocas variaciones en los equipos e incluso menos en las selecciones nacionales. Por eso los que han sido titulares han mantenido el puesto con contadas excepciones.

 

   Paraguay ha sido una de ellas, ya que el titular, Justo Villar, se lesionó poco antes del primer encuentro y cedió el puesto a Antony Silva, que jugó en los dos primeros compromisos ante Argentina y Jamaica. En el tercer choque regresó Villar.

 

   La selección jamaicana es la otra que cambió de portero. Tras dos partidos con Duwyane Kerr, en el tercero jugó Dwayne Miller.

 

   Se dio la circunstancia de que en la segunda de las participaciones de Kerr, ante Paraguay, un error suyo, al cabecear defectuosamente un balón, estrelló en la rodilla del paraguayo Edgar Benítez propiciándo la derrota de su equipo.

 

   Tras Ospina, con un gol en contra, de los porteros que han jugado todos los encuentros: Romero, Muslera y el peruano Pedro Gallese-, uno de los jóvenes que ha vivido la Copa desde la portería-, han recibido dos tantos.

 

   El joven arquero boliviano del Bolívar, Romel Quiñónez, es el más goleado del torneo, con un total de siete tantos recibidos, lo que impidió que su equipo no haya alcanzado los cuartos de final de la competición.

 

 Y se da la circunstancia de que ha sido el único que detuvo un penalti. Se lo paró al ecuatoriano Enner Valencia en el partido entre Bolivia y Ecuador, aunque fue en el segundo lanzamiento, ya que el árbitro hizo repetir el disparo, que la primera instancia había acabado en gol.

 

   A la espera de lo que ocurra esta semana, ya hay siete porteros que han pasado por la Copa sin debutar. Se trata de Esteban Dreer y Librado Azcona (Ecuador), Alfredo Talavera y Melitón Hernández (México), Daniel Hernández y Wuilker Fariñez (Venezuela) y el jamaicano Ryan Thompson.