Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopopup.png
¿Quiere estar enterado de toda la actualidad del fútbol colombiano y mundial con Gol Caracol?
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

La noche en la que los jugadores de la Selección Colombia cayeron en una trampa en Chile

El día del chantaje de las fotos con mujeres que ayudó a Chile a ganar a la Selección Colombia, en el marco de la Copa América de 1979 cuando no se jugaba en una sede fija como se hace en la actualidad

315883_pedrozape.jpg
Pedro Zape, a la derecha en la foto, protagonistas de antaño de los duelos entre Colombia y Chile. LA TERCERA

El diario 'La Tercera' recordó el día en el que los jugadores del seleccionado chileno chantajearon a sus pares colombianos, con unas fotos acompañdos de unas mujeres en su hotel en Santiagio, previo a un juego de Copa América 1979.

Acá el texto completo publicado este jueves por 'La Tercera' y de autoría del periodista Carlos González Lucay:

“Cuando le pasé el banderín con las fotos, el Negro Zape quedó blanco de la impresión”. Lo que mostraban esas instantáneas, esa noche de septiembre de 1979, eran a jugadores de Colombia la noche anterior acompañados de bellas señoritas en el hotel de concentración. Y formaba parte de una estrategia diseñada por Luis Santibáñez para presionar e intimidar al rival, para facilitar ganarle. Quien lo cuenta es Leonardo Véliz, uno de los jugadores que accedió a ejecutar la turbia maniobra, según dice, extendida y habitual en esos tiempos, pero que nunca había sido confesada en alto con tanta claridad.

En 1979, la Copa América no tenía sede única y los partidos se disputaban en los respectivos países. Los equipos se dividía en tres grupos de tres equipos, cuyos ganadores de zona clasificaban a semifinales, donde se les sumaba el campeón vigente. En este caso, Perú. Así, Chile integró el Grupo A, junto a Venezuela y Colombia. Para la última fecha de la fase inicial, la Roja y los cafetaleros se enfrentaban en el Estadio Nacional, el 5 de septiembre. El cuadro caribeño llegaba con dos puntos de ventaja tras empatar como visita (0-0) y vencer a la Vinotinto en casa (4-0), además de superar por la cuenta mínima en Bogotá a al equipo de Luis Santibáñez, quien,  había empatado 1-1 en Caracas y goleado 7-0 en Santiago a la Vinotinto. A Chile le bastaba la victoria para clasificar por mejor diferencia de gol.

Vea acá: 

Carlos Queiroz no se confía: “Chile es el campeón, son favoritos a ganar la Copa América”

El Chile-Colombia se jugó a estadio lleno. 78.794 espectadores llegaron al Estadio Nacional, transformando al recinto de Ñuñoa en una caldera. Para muchos, el encuentro se ganó antes de que comenzara. Cuarenta años después, Leonardo Véliz, titular en ese partido, revela a La Tercerala trama que urdió la dirigencia nacional para desenfocar a los colombianos. “Fue una verdadera operación comando, una gran maniobra de inteligencia”, dice el Pollo.

“En esa época había un único hotel de categoría, que era el Carrera. Tenía piscina en el último piso y ahí concentraban las dos delegaciones. A un dirigente, que planeó hasta la ubicación, se le ocurrió poner a un grupo de mujeres que tenían que hacer un trabajo de distracción y seducción. Y como los colombianos eran califas, varios agarraron papa ahí. La noche previa hubo una fiesta y había tres objetivos. (Pedro) Zape, el arquero; José Ernesto Díaz, que fue el que nos hizo el gol allá; y el otro era Willington Ortiz, la figura del equipo”.

En esos tiempos, los jugadores se obsequiaban banderines uno por uno antes del comienzo del partido y el plan era adjuntar fotos comprometedoras de aquella noche de jolgorio para desestabilizar a los rivales. “Me da un poco de vergüenza contarlo, pero era la única forma de aspirar a algo. A nosotros nos sacaban la cresta afuera, nos trataban de meter mujeres o nos ponían cosas en la comida. Incluso, en la ida en Bogotá. Por lo tanto, había que pagarles de la misma manera. Era una especie de ojo por ojo. En Sudamérica, los argentinos, uruguayos, brasileños y paraguayos hacían estas cosas todo el tiempo”, asegura el expuntero.

Lea acá: 

La mesa está servida: los diez datos que debe saber del partido entre Colombia y Chile

Públicamente, Véliz revela por primera vez el siguiente diálogo, ocurrido en el camarín del Nacional, minutos antes de salir a la cancha: “Santibáñez pregunta quién se atreve a mostrarle la foto al Negro Zape. Salto yo y le respondo ‘yo me atrevo, don Lucho’. Luego, repitió lo mismo para el caso de José Ernesto Díaz y ahí no recuerdo bien qué jugador aceptó. Mientras que el que tenía que entregarle el banderín con las fotos a Willington Ortiz era el Loco Bonvallet”.

Otro de los que estuvo presente esa noche fue René Valenzuela, quien dice que no entregó uno de los banderines, aunque sí relata algunos detalles. “Yo no fui, pero sí me acuerdo muy bien de que uno de los que entregó el banderín con las fotos fue Bonvallet, que dijo ‘ya, yo lo hago'”.

En ese contexto, el exdefensa de la UC, Concepción y O’Higgins, entre otros clubes, coincide con Véliz en que el panorama de visitante era sumamente hostil. “Todos hacían triquiñuelas y afortunadamente teníamos un técnico que se anticipaba a todas las acciones de los demás. Él nos advirtió que allá nos iban a tratar de meter mujeres y que tuviéramos mucho cuidado. A nosotros nos intentaron hacer eso en Colombia y verdaderamente había niñas muy hermosas. Era una tentación. En cambio acá, se la hicieron igual a los colombianos. De repente uno dice que ese tipo de cosas no se debe hacer, pero nosotros como jugadores estábamos poco interiorizados hasta que nos pidieron lo de las fotos, la noche anterior”, afirma.

Vea acá: 

Colombia vs. Chile, un juego de quilates en Copa América: EN VIVO por Gol Caracol

En esa misma línea, apunta: “Antiguamente había una cantidad de cosas que uno veía. El maletín era una cagada en comparación a esa época. Te ofrecían plata por ganar o por perder y lo hacían de forma muy directa. Recuerdo que los paraguayos tenían una pastilla que se llamaba Concor. Y, por ejemplo, en las Eliminatorias, Santibáñez llevó a Ecuador cocineros, agua y hasta guardias, para prevenir cualquier cosa que pudiera suceder”.

El Pollo Véliz caminó donde el portero rival para entregarle el obsequio. “Cuando le pasé el banderín con las fotos, el Negro Zape quedó blanco de la impresión. No así Willington Ortiz, que anduvo cancherando un poco y le dijo a Bonvallet que se cogía a la de la foto y a todas las chilenas que se le cruzaran”, desclasifica. Chile ganó 2-0, con goles de Carlos Caszely y Jorge Peredo.  “Por el resultado, se podría decir que la estrategia fue efectiva, aunque es difícil saberlo a ciencia cierta”, reflexiona. Zape, la víctima del Pollo, se desempeña hoy como preparador de arqueros. De hecho, trabajó con Reinaldo Rueda en Atlético Nacional y estuvo esperando el llamado para sumarse a la Roja.

Valenzuela apunta: “Nosotros teníamos un gran equipo, por algo llegamos a la final, aunque algo les pudo haber provocado a los colombianos. De hecho, uno de ellos se hizo el lesionado y pidió cambio (José Ernesto Díaz)”. El cafetalero aludido falleció el 4 de mayo de 2002, producto de un infarto mientras jugaba fútbol en Miami. Eduardo Bonvallet puso fin a sus días el 18 de septiembre de 2015.

Luego de la derrota, Ortiz justificó el resultado lanzando sus dardos hacia el arbitraje. “Nada podíamos hacer ante la vehemencia de los chilenos. El árbitro (el paraguayo Wilfredo Cáceres) los favoreció demasiado”, expresó. Cuarenta años después, Véliz y Valenzuela desclasifican por primera vez que en realidad la clave del triunfo más bien pudo ser otra.

Publicidad

En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO