Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopopup.png
Active las notificaciones para estar siempre informado del fútbol nacional e internacional con Gol Caracol.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Las miradas estaban en Messi, pero Luis Díaz se robó el show: partidazo de 'Lucho', contra Argentina

Con velocidad, técnica, regate, habilidad y cumplimiento del trabajo táctico, el delantero de la Selección Colombia se lució este martes en Brasilia.

Luis Díaz, en la Selección Colombia
Luis Díaz, en la Selección Colombia
AFP

Luis Díaz jugó, inventó, corrió, hizo un golazo, se comió la cancha, realizó jugadas cargadas de magia y estuvo imparable. Así se erigió como la gran figura del encuentro que este martes perdió la Selección Colombia en la definición por penaltis 3-2 frente a Argentina.

¿Qué más se puede decir del guajiro? El crecimiento que ha tenido el atacante del Porto, de Portugal, es exponencial y así lo ha dejado en evidencia, a lo largo de la actual edición de la Copa América, en territorio brasileño.

Después de lo hecho frente a Brasil, en fase de grupos, donde anotó un gol de media chilena, y de su excelente presentación contra Uruguay, por los cuartos de final, ahora, contra Argentina, explotó definitivamente.

Este martes 6 de julio, Díaz demostró que lo hecho, anteriormente, no fue ninguna casualidad. En el estadio Mané Garrincha, por la semifinal del torneo, dio un nuevo recital de buen fútbol, trabajo y compromiso.

Si bien el gol de la Selección Colombia llegó gracias a una viveza de Edwin Cardona, 'Lucho' la resolvió a la perfección. Buen control, transporte de balón, velocidad y definición, frente al arquero Martínez.

Pero eso solo fue una pequeña muestra de toda su calidad. A lo largo del encuentro, fue el gran dolor de cabeza de la defensa argentina, que pocas veces halló las maneras correctas para detenerlo.

Publicidad

De hecho, en repetidas ocasiones, Díaz fue blanco de fuertes infracciones. Y es que fue una 'culebra' en el frente de ataque, en especial, por el costado izquierdo, donde hizo lo que quiso, de principio a fin.

Su magia fue tal, que hasta se dio el lujo de tirar una que otra jugada mágica. Sobre el minuto 93, lanzó un sombrero sobre el lateral derecho Gonzalo Montiel, que no tuvo más remedio que derribarlo.

Eso sí, en medio de todo ese despliegue de talento, no se debe pasar de largo, su compromiso táctico. Cuando tuvo que bajar, lo hizo, dando una mano importante en defensa y siendo un respaldo para ellos.

⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial ⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial