Junio 20, 2016

"Queremos seguir adelante, estamos muy hambrientos": Jürgen Klinsmann

"No vamos a jugar con diez jugadores en el área, no es nuestro juego. No jugamos para ir a los penales. Si querés jugar la final tenés que marcar", dijo Klinsmann en la previa al partido en el NRG de Houston (sur).

 

El entrenador alemán afirmó que el duelo contra la favorita Argentina con su estrella Lionel Messi "será un partido fascinante" y advirtió que "todo es posible".

 

"Queremos seguir adelante, estamos muy hambrientos. Es una hermosa oportunidad para nuestros jugadores para mostrarse", agregó.

 

Sobre el rival, Klinsmann insistió en que "no se puede hacer a Argentina más grande de lo que es".

 

Sin embargo, aseguró que la albiceleste no es invencible: "Si mirás las eliminatorias sudamericanas no ganan todos los partidos. Pierden también, y cuando pierden cometen errores", dijo.

 

Klinsmann, que enfrentó como jugador a la leyenda argentina Diego Maradona, elogió a Messi y admitió que la atención de los espectadores en el estadio estará centrada en el crack del Barcelona, como ocurría con su compatriota.

 

Klinsmann recordó la final de la Copa UEFA 1988/89 entre el Stuttgart de Alemania, en el que se desempeñaba por entonces, y el Nápoles de Maradona donde las 70.000 personas en el estadio "dejaron de mirar" a los jugadores locales para ver al argentino "divirtiéndose con la pelota en el precalentamiento".

 

Según Klinsmann, como Maradona en aquella época podía ser neutralizado, lo mismo ocurre con Messi hoy en día. "Todos admiramos este tipo de jugadores. Pero también hay modos de detenerlos", dijo.

 

Estados Unidos se clasificó por segunda vez en su historia a semifinales de una Copa América tras derrotar 2-1 a Ecuador con mucho sufrimiento en el final.

 

Fue su tercer triunfo seguido luego de vencer a Costa Rica (4-0) y Paraguay (1-0) en la fase inicial, remontando en esos dos partidos la derrota inicial ante Colombia (2-0).