Junio 26, 2017

Chile, ni marca ni presta el gol; a semifinales llega con una tarea pendiente

Chile es el actual campeón de la Copa América. AFP

El conjunto suramericano ha sufrido por su falta de eficacia frente al arco rival. En la primera fase anotó cuatro, Alemania y Portugal, siete, y México, seis.

Con un sufrido empate ante Australia (1-1) Chile cerró el domingo la primera fase de la Copa de las Confederaciones, en la que la Roja ha demostrado que tiene argumentos para ganar el torneo, pese a su falta de eficacia ante el gol.

Los números indican que la Roja es la selección de las cuatro semifinalistas que menos goles marcó en la primera fase, con 4, por los 7 de Portugal (rival de Chile en semifinales el miércoles en Kazán) y Alemania y los 6 de México.

Los tres partidos de la primera fase, contra Camerún (2-0), Alemania (1-1) y Australia (1-1) siguieron un mismo patrón: la Roja, fiel a su estilo, quiso ser protagonista y dominó el juego, sobre todo en las segundas partes, pero los errores ante el arco rival y el bajón físico en las segundas partes ha llevado al equipo de Juan Antonio Pizzi a sufrir más de lo esperado.

Es cierto que el empate contra los Socceroos puede ser algo engañoso puesto que Pizzi reservó a varios titulares, pero las falencias de la Roja se repiten partido a partido. Al equipo le cuesta mucho hacer goles y pese a haber encajado solo dos tantos (la cifra más baja de los cuatro semifinalistas, empatado con Portugal), los rivales siempre han contado con ocasiones claras para marcar.

Tras el susto de Australia (que estuvo a un gol de dejar fuera a la Roja), Pizzi se excusó en la "excesiva agresividad" de los Socceroos y Vidal lo achacó "a que no concretamos" las ocasiones de gol, el más lúcido pareció ser Charles Aránguiz: "Jugamos mal, no hay más evaluación que esa", declaró en zona mixta el centrocampista del Bayer Leverkusen.

Mismo resultado, sensaciones opuestas

Para tranquilidad de la hinchada chilena queda el partido ante Alemania. Siendo el mismo resultado final que ante Australia, las sensaciones tras el partido fueron opuestas: la Roja plantó cara a la actual campeona del mundo, en muchos momentos fue superior y si no ganó a la Mannschaft fue por la ineficacia en ataque.

Salvo Alexis Sánchez (38 goles en la selección, un récord), Eduardo Vargas (34) y Arturo Vidal (23), el resto de 'pesos pesados' de la Roja no tiene dinamita: Mauricio Isla (4), Jean Beausejour (6), Gary Medel (7), Gonzalo Jara (3), Charles Aránguiz (7) y  Marcelo Díaz (1) apenas suman entre todos 28 tantos en la selección, cuando algunos han pasado ya de los 100 partidos internacionales.

Mirando a un año, para el Mundial-2018, Pizzi podría encontrar soluciones en este aspecto si jóvenes como Nicolás Castillo y Felipe Mora, que no están en Rusia por lesión, o Martín Rodríguez, que marcó su primer gol con la Roja contra Australia y al que en Chile comparan con Alexis Sánchez, completan un buen año y toman experiencia para convertirse en alternativas reales para el técnico.

El seleccionador también ha admitido que el equipo sufre en las segundas partes. "Nuestra propuesta (de juego) es muy exigente físicamente. Los rivales lo saben y nos ceden la iniciativa (...) Todo ello conlleva un desgaste y más cuando se concentran tantos partidos en tan poco tiempo", dijo el domingo.

Propuesta de juego muy exigente

Pero también hay detalles que dan argumentos para creer en la Roja. Uno es que el desgaste también lo sufren los rivales, ahogados ante la presión chilena. Otro es que pase lo que pase, Pizzi no renuncia al estilo y también se defiende a través del dominio de la pelota. Tercero, este equipo siempre compite, nunca se rinde, y en Rusia ha sumado su séptimo gran torneo internacional consecutivo en el que supera la primera fase.

Lea también: Sevilla, dispuesto a romper la alcancía por Luis Fernando Muriel: ¡22 millones de euros!

Y lo más importante, el trío en el que se basa la 'Generación Dorada' está presente: Alexis Sánchez está siendo de lo mejor del campeonato y sin duda el hombre más desequilibrante de la Roja; Arturo Vidal es incombustible, el primer guerrero que va a la lucha y que arrastra a sus compañeros; y Claudio Bravo, uno de los mejores arqueros del mundo, ha regresado tras casi dos meses sin jugar por lesión. 

Sánchez, habitualmente parco en palabras, se encargó de espolear a la afición con un mensaje en las redes sociales: "Se gane, se empate o se pierda, solo hay que pararse y aplaudir a estos jugadores por tantas alegrías que le hemos dado al pueblo chileno. Seguiremos dando lo mejor de nosotros".

"Y se lo digo de corazón, disfruten esta generación, porque si NO nos apoyamos los chilenos nadie lo hará por nosotros", arengó el tocopillano tras la clasificación.

Los chilenos tienen derecho a soñar ante Portugal.

Lea también: Anderson Plata fue ofrecido a Estudiantes, de Argentina