Junio 23, 2017

"Marcelo Bielsa no cambió nada en Chile": Arturo Vidal

Arturo Vidal, figura de la Selección chilena. AFP

Muchos consideran que los cimientos de la actual Chile los puso el entrenador argentino, pero no así una de las grandes estrellas de la 'Generación Dorada' ha abierto el debate sobre el origen de los recientes éxitos de la Roja.

Tras el empate ante Alemania en Kazán (1-1), el 'Rey' se ratificó en sus declaraciones realizadas a la prensa alemana, en las que minimizó el impacto del 'Loco' en la construcción del equipo ganador en el que se ha convertido Chile.

"Bielsa no tuvo nada que ver" en los éxitos recientes de la Roja. "Eso es algo que alguien inventó, lo de que nos cambió. A mí nunca me cambió nada. Para mí no fue el cambio de Chile. El cambio de Chile fueron los entrenadores que nos hicieron campeones", añadió el jugador del Bayern de Múnich.

"Sí, lo dije y es verdad. Lo pienso yo así. Fue un entrenador que ayudó pero no ganamos nada con él", reiteró en zona mixta tras enfrentarse a la Mannschaft.

Bielsa entrenó a la Roja entre 2007 y 2011 y, para muchos, ese periodo supuso un punto de inflexión para la selección chilena. "Es indudable que con Bielsa hubo un cambio de mentalidad en el jugador chileno", aseguró poco antes de viajar a Rusia el actual seleccionador Juan Antonio Pizzi. 

"Yo creo que Marcelo fue el gran revolucionario del fútbol chileno (...) Es el que convence al jugador (chileno) de que puede competir de igual a igual con cualquiera", añadió.

Para Pizzi, argentino al igual que el actual entrenador del Lille francés, "Bielsa no les cambió la mentalidad solo a los jugadores: trascendió mediáticamente, socialmente, imprimió un sello, una identidad y la sociedad aceptó lo que propuso".

No opina lo mismo el volante: "Del ochenta hacia arriba nacimos los mejores jugadores de la historia de Chile. Y este momento que disfrutamos ahora se dio porque hay muy buenos jugadores y porque nos tocaron dos entrenadores muy buenos. Sampaoli y Pizzi nos hicieron funcionar bien y pudimos salir campeones".

Para Vidal, el punto de inflexión en la historia de la Roja se produjo el 5 de marzo de 2014, curiosamente en la ciudad alemana de Stuttgart. A poco más de tres meses para el Mundial de Brasil, germanos y chilenos disputaron un amistoso en el que la Roja le dio una lección de juego a la Mannschaft, aunque los locales, acabarían ganando gracias a un gol de Mario Götze.

En aquel partido, nueve de los titulares volvieron a jugar de inicio en Kazán. "Demostramos en su casa que éramos una selección que quería lograr cosas importantes", destacó Vidal. 

"Siempre lo miro cuando estoy concentrado porque me demuestra que cuando uno se propone algo lo puede lograr. Los que estuvimos en aquel partido sabemos que le podemos ganar a cualquiera".

En el Mundial, Chile hizo un buen papel, con una recordada victoria por 2-0 ante España, campeona del mundo en esos momentos, y una eliminación en los penales ante la anfitriona Brasil en octavos que pudo haber sido diferente si el disparo de Marcelo Pinilla en el último minuto de la prórroga no se hubiese estrellado en el larguero. 

Después llegaron los primeros títulos en la historia del fútbol chileno, la Copa América-2015 con Sampaoli y la Copa América Centenario-2016 con Pizzi.

El debate se ha instalado entre la afición y la prensa chilena que, por cierto, ha recordado que Vidal y Bielsa nunca mantuvieron una gran relación a raíz de que el preparador no convocó al jugador para dos encuentros vitales de la clasificatoria sudamericana para Sudáfrica-2010.

Vidal acusó al metódico técnico de "no tener ni idea" de fútbol. "Todo lo que usted hace es un desorden. De nada sirven las piernas a la altura de la cabeza. Si quiere jugar conmigo, debe hacer el trabajo que se le pide, no el que usted cree que hace falta. No hacen falta los héroes en el fútbol", le contestó Bielsa.

Años después, los hechos demuestran que Vidal es el 'Rey' de la Roja más exitosa de su historia.