Junio 8, 2018

Alemania derrotó 2-1 a Arabia Saudita, pero dejó más dudas que certezas

Foto: AFP

Los teutones se impusieron este viernes, sin convencer, a los árabes, en el último amistoso de los campeones del mundo antes del Mundial de Rusia 2018.

La selección alemana dominó el partido desde el comienzo, pero su juego dejó mucho que desear ante un rival que le exigió muy poco.

El trabajo defensivo de los alemanes mostró muchas carencias y los saudíes lo aprovecharon para crear cierto peligro en algunas jugadas de contragolpe.

Arma tu Selección Colombia titular para los partidos del Mundial Rusia 2018

En una ocasión Mats Hummels protestó abiertamente a sus compañeros, que no asumían en bloque las tareas defensivas y dejaban desguarnecida a la zaga.

Sin embargo, la superioridad alemana fue clara y se tradujo en el marcador en el minuto 8, cuando Timo Werner firmó el 1-0 con un remate a quemarropa a centro de Marco Reus. La jugada la había iniciado Joshua Kimmich con un pase al área desde tres cuartos de cancha.

La cuenta hubiera podido ampliarse en el minuto 11 con un remate al poste de Reus y en otro de Sami Khedira en el minuto 36 que el portero Al Mayouf desvió también contra un poste.

Además, a Alemania le fueron anulados dos goles por fuera de fuego, antes de que llegara el 2-0, marcado en propia puerta por Omar Hawsawi, que batió a su portero en el minuto 43 cuando intentaba evitar un remate de Thomas Müller tras un centro de Werner desde la izquierda.

Vea acá: Abel Aguilar: “Tenemos un gran grupo, pero para nosotros no existe el favoritismo”

En la segunda parte, el meta saudí Al Mayouf evitó que Alemania marcara más goles con buenas paradas a Julian Braxler, Müller e Ilkay Gündogan.

En la última media hora de juego, Alemania se relajó excesivamente, Arabia Saudí empezó a acercarse más al área contraria y acortó distancia en el minuto 82 por medio de Al Yassim, que aprovechó el rechace de Ter Stegen a un penalti lanzado por Al Sahlavi.

Al final, en el tiempo añadido, Arabia Saudí estuvo incluso cerca del empate en un contragolpe.