Marzo 14, 2011

Técnico de Fluminense abandona el equipo en mitad de la Libertadores

Ramalho, elegido como el mejor entrenador de Brasil en los últimos cinco años, anunció su despedida del club con el que trabajó 11 meses en la noche del domingo, tras el empate sin goles que el Fluminense cedió en el clásico con el Flamengo del campeón mundial Ronaldinho Gaúcho por el campeonato regional de Río de Janeiro.

El prestigioso entrenador, que fue tres veces consecutivas campeón brasileño con el Sao Pulo (2006, 2007 y 2008), alegó que la falta de estructura para trabajar le impedía cumplir el contrato que firmó para comandar el Fluminense hasta el 2012.

"Cuando llegué al club me prometieron dos condiciones: un equipo para ser campeón y la mejoría de la estructura física del club. Con la primera conseguimos el título del Campeonato Brasileño en 2010. La otra promesa no fue cumplida", aseguró el entrenador en un comunicado divulgado por su asesoría de prensa.

El compromiso de respetar su contrato con el Fluminense hizo con que Ramalho declinase en julio pasado de la invitación que le hizo el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, de asumir el comando de la selección brasileña tras el fracaso del equipo en el Mundial de Sudáfrica.

La continuidad de Ramalho como comandante del Fluminense estaba en duda desde hacía unas semanas tras la derrota del equipo en la semifinal de la Copa Guanabara ante el humilde y desconocido Boavista.

Igualmente pesaba en contra del técnico el mal desempeño del Fluminense en la edición de este año de la Libertadores, en la que apenas tiene dos empates en tres partidos y está amenazado con ser eliminado del torneo en su primera fase.

El Fluminense es el tercero en la clasificación del Grupo 3 de la Libertadores, detrás del América mexicano y del Argentino Juniors, y apenas por delante del Nacional uruguayo.

Pese a que el técnico afirmó que tomará treinta días de descanso antes de comenzar a definir su futuro, versiones de prensa indican que el Santos, otro club brasileño que disputa la Libertadores y está sin entrenador, inició gestiones para intentar su contratación.