Marzo 17, 2009

0-0, Medellín y América sólo saben acumular fracasos

Con dos partidos menos que sus rivales extranjeros, las escuadras de Medellín y Cali parecen despertar de un sueño continental y dejarle la ilusión del país a Boyacá Chicó, que el miércoles actuará por el Grupo 7.

Faltaron opciones de gol, sobró pierna fuerte y se coló una anécdota en el primer tiempo del partido disputado el martes en el estadio Atanasio Girardot de Medellín.

Los 45 minutos iniciales mostraron a dos clubes sin excesos de vocación de ataque y demasiada generosidad en el fútbol de choque.

Por ello, en el minuto 20, antioqueños y vallecaucanos no habían exigido una sola vez a los porteros y cuatro jugadores (Samuel Vanegas y Jair Benítez por los locales; y Jorge Banguero y Juan Camilo Angulo en la lista de la visita) ya habían visto el cartón amarillo.

Un intento de chilena del boliviano Diego Cabrera (minuto 21) y un ‘mano a mano' que no vio triunfador al volante Rafael Castillo (minuto 22), fueron las mejores opciones del ‘poderoso' en la parte inicial.

América, que tuvo menos chances, contó con la jugada más clara a los 28', cuando el volante Hárrison Otálvaro superó a los defensores e impactó de pierna derecha. El arquero paraguayo Aldo Bobadilla contuvo el remate y se robó las palmas del público.

Eso fue lo tradicional.

Lo inesperado es que en el minuto 29, el juez Óscar Julián Ruiz sufrió un tirón en una de sus piernas y debió ser atendido por los médicos en el estadio. Finalmente pidió el cambio, entregó tarjetas y silbato, abandonó la grama y le dejó el trabajo de administrar justicia a Álbert Duarte, quien oficiaba como cuarto árbitro.

Más emociones, nada de nada de lo importante

Medellín y América, con muchas necesidades a cuestas en el Grupo 7, decidieron apostar por la victoria en el inicio del complemento. Con modificaciones tácticas y equipos más abiertos, los técnicos Santiago Escobar y Diego Umaña coincidieron en su convencimiento de poder ganar el compromiso.

Desde el minuto 5 quedó claro eso. El mediocampista Iván Corredor probó suerte con tiro libre y su balón fue devuelto por el travesaño superior de la portería custodiada por el arquero americano Julián Mesa.

Los ‘diablos' respondieron de inmediato. A los 6' y tras cobro de esquina, el delantero Adrián Ramos vio apagado su grito de gol porque Rafael Castillo contuvo la esférica a un metro de la raya.

A los 7 minutos, sin que se apagara la emoción en el Atanasio, el defensor Iván Vélez despejó la bola cuando estaba por ingresar al arco de los visitantes.

Esa fue la ráfaga de balompié ambicioso. Aunque volvieron a insinuarse, los clubes más destacados del torneo colombiano en 2008 levantaron el pie del acelerador y parecieron resignarse a su mala suerte en la Copa Libertadores de 2009.

Sólo hasta los 30' volvieron a sacudirse las cosas. Angulo volvió a cometer una infracción, el árbitro Duarte volvió a mostrarle la cartulina amarilla y América se quedó con diez hombres.

Aunque Medellín tuvo todo a su favor, no tuvo efectividad. El arquero Julián Mesa decidió no ofrecerle la dicha y contuvo cada uno de los embates de un desesperado ‘poderoso'.

El pitazo final sonó y los clubes colombianos, al igual que hace una semana en el estadio Pascual Guerrero, sólo se hicieron daño.

América quedó en el fondo del Grupo con 2 puntos. Medellín es tercero con 4. Lo grave es que Sao Paulo de Brasil y Defensor Sporting de Uruguay, los líderes de la serie con 4 unidades, tienen dos partidos menos que antioqueños y vallecaucanos.

En la cuerda más floja, Independiente Medellín visitará al Sao Paulo el próximo 15 de abril. Virtualmente eliminado, América recibirá el 16 del mismo mes al Defensor.