Abril 15, 2009

Léider Preciado celebró y Deportivo Quito sigue soñando en la Libertadores

Luis Fernando Saritama, a los 11 y 60 minutos, el segundo de penalti, y el colombiano Preciado, también de pena máxima (m.42), le dieron el triunfo al cuadro ecuatoriano, mientras que el uruguayo Nicolás Raimondi descontó por los bolivianos (m.26).

Una jugada excepcional de Preciado, que con hábil finta y sin tocar el balón distrajo a los defensas centrales bolivianos, fue aprovechada por Saritama quien penetró al área contraria con balón dominado, enfrentó y derrotó al portero rival con disparo junto al vertical derecho.

Tras el gol, el equipo universitario adelantó líneas, tocó mejor la pelota, creó los espacios entre el medio campo y la defensa contraria, pero careció de llegadas claras al arco de Giovanny Ibarra.

El dominio constante del equipo boliviano le permitió concretar el empate a la salida de un tiro de esquina, el cual pescó en forma espectacular Raimondi, pues se elevó sobre los defensas y con golpe de cabeza anotó la igualdad (m.26).

Un contraataque de los locales terminó en una acción polémica luego de que el jugador Isaac Mina se dejara caer dentro del área contraria. El árbitro mexicano Marco Rodríguez, lejos de la acción, decretó el penalti, que transformó en gol el ex delantero de Independiente Santa Fe, Once Caldas y Deportivo Cali a los 42 minutos.

El tercer gol de Deportivo Quito fue obra de Saritama mediante otro cobro de un tiro penalti, tras una falta de Decarlo do Santos sobre el mismo anotador.

La victoria dejó al equipo ecuatoriano en el tercer lugar del Grupo 5 con ocho puntos, dos menos que el líder Cruzeiro de Brasil y uno por debajo de Estudiantes de la Plata. Los bolivianos quedaron últimos con una sola unidad.

Mientras tanto, las Chivas de México complicaron su clasificación a los octavos de final de la Libertadores, al empatar sin goles en su cancha con Lanús, que quedó eliminado pero podrá ser juez en la pelea de tres equipos por dos plazas en la siguiente fase.

El empate dejó a Chivas con ocho puntos, uno menos que el líder, Caracas, y obligará al 'rebaño sagrado' a buscar su pase en los pagos del Everton, que tiene siete puntos y también necesita ganar para seguir con vida en el torneo.

Lanús bajó la cortina en la edición 50 de la Copa Libertadores pero pudo merecer más que el empate 0-0, de no haber sido por la expulsión de Maximiliano Velázquez a los 55 minutos, que obligó a sus compañeros a correr más en una cancha gigante y de superficie dura.

Los mexicanos carecieron de profundidad y creatividad ante la meta de Carlos Bossio, una de las figuras del encuentro.

El volante argentino Darío Figueroa se encargó de transformar en gol un penalti de dudoso origen, que significó la victoria del Caracas de Venezuela sobre el Everton de Chile.

Albert Duarte, árbitro colombiano, determinó el penalti que Figueroa convirtió a los 62 minutos, al despachar el balón a la derecha, ángulo opuesto elegido por Gustavo Dalssaso para el vuelo.

Los venezolanos, con mucho amor propio, no cedieron ningún milímetro con llegadas profundas en los pies de Emilio Rentería, quien desarticuló con sus fintas varias veces a sus rivales.