Abril 28, 2009

Chicó perdió y Colombia se quedó sin representante en la Libertadores

En el estadio Olímpico Monumental de Porto Alegre (Brasil), Gremio recibió este martes a Boyacá Chicó, en partido correspondiente a la sexta y última jornada del Grupo 7 de la Copa Libertadores.

Los brasileños, invictos en el torneo y clasificados con anterioridad a los octavos de final, enfrentaron a los colombianos con la motivación de victoria, que los dejara como el equipo con el puntaje más alto del torneo y poder enfrentar en la siguiente ronda al peor clasificado. Además de tener el privilegio de definir la serie en su casa.

El Chicó, por su parte, urgía de victoria para clasificarse sin depender del resultado entre Aurora de Bolivia y Universidad de Chile, partido que se disputaba en simultáneo en territorio boliviano.

Bajo la conducción arbitral del uruguayo Jorge Larrionda, el compromiso dio inicio a las 5:30 p.m.

Desde las primeras acciones de cambio, Gremio impuso condiciones y arrinconó a Chicó, que lucía muy nervioso y cometía muchos errores en defensa.

Cuando el reloj señalaba el minuto seis, un remate fuertísimo de larga distancia del defensor brasileño Ruy hizo revolcar al arquero ‘ajedrezado' Edigson ‘Prono' Velásquez, quien, con grandes reflejos, salvó a su equipo de irse en desventaja.

Pero si ‘Prono' se puso la capa de ‘Superman' para contener el primer disparo, unos pocos segundos después se vería comprometido en el gol que abrió el marcador.

Al minuto 12, el volante Souza vio salido al guardameta visitante y, con remate de borde externo, le envió la esférica por encima de su humanidad para celebrar el 1-0. La anotación le cayó como un 'baldado de agua fría' al Chicó, que ‘perdió totalmente los papeles'.

Para empeorar aún más la angustia ‘ajedrezada', Universidad de Chile se iba adelante frente a Aurora en Bolivia.

Los resultados simultáneos eliminaban, parcialmente, al equipo colombiano, que no tuvo capacidad de reacción y cuatro minutos más tarde vería caer por segunda vez su arco. Jonás, un poco recostado al sector derecho cruzó la esférica a media altura para que Souza empalmara el remate con pierna derecha y venciera a ‘Prono'.

Como si el 2-0 fuera poco castigo para los colombianos. Un tiro libre frontal ejecutado muy cerca del centro del terreno de juego encontraría mal parada a la defensa del Chicó. Leo aprovechó la desconcentración de la zaga para marcar con su botín el 3-0.

Los primeros 45 minutos llegaron a su fin con un Chicó goleado, pero con las esperanzas de clasificación totalmente intactas, luego de que Aurora lograra el empate temporal en Bolivia.

Para el segundo tiempo los colombianos, ya sin mucho por perder en el encuentro, y 'cruzando los dedos' para que Universidad de Chile no ganara en el otro partido, salió a tratar de descontar. Y tuvo la opción más clara de anotar en el minuto siete, cuando le sancionaron un tiro penalti.

El argentino Miguel Caneo asumió la responsabilidad del cobro y embocó el balón en el arco brasileño.

Sin embargo, el árbitro Larrionda obligó a repetir el remate por invasión de área. Nuevamente ejecutó Caneo, pero esta vez el guardameta Víctor adivinó la dirección del remate y lo detuvo.

La infortunada jugada le proporcionó otro 'mazazo' al equipo boyacense, que no pudo hacer más por el partido y quedó a la espera de que Aurora y Universidad de Chile definieran su suerte a miles de kilómetros.

Y para completar la mala tarde-noche de los colombianos, Universidad de Chile, cuando faltaban pocos minutos para el final de su compromiso, anotó el 1-2 en Bolivia y acabó con las ilusiones ‘ajedrezadas' de clasificación.

Tras la eliminación tempranera de América, Medellín y Boyacá Chicó, el fútbol nacional se quedó sin representantes en la Copa Libertadores, un torneo que desde hacía 34 años no carecía de colombianos para los octavos de final.

Boyacá, con más pena que gloria, se despidió del torneo continental y ahora deberá concentrarse totalmente en el rentado colombiano, en el que, con 23 puntos, ocupa la cuarta casilla.