Mayo 9, 2009

La Selección Colombia Sub 17 se clasificó al Mundial de Nigeria

Edwin Cardona, de tiro penalti (minuto 29) y Faiber Burbano (41), anotaron los goles colombianos. Gilbert Álvarez había puesto en ventaja a los bolivianos (6).

Partido duro e intenso, tanto en la cancha como en las gradas del estadio Tierra de Campeones, en la ciudad chilena de Iquique.

El nerviosismo por tener que definir un cupo al Mundial de Nigeria llevó a ambas selecciones a practicar un juego fuerte, situación que se proyectó a las gradas cuando aficionados de los dos equipos protagonizaron una lamentable pelea que obligó a detener el partido por unos minutos.

Colombia llegó al partido con la necesidad imperiosa de triunfo, luego de caer en la segunda jornada del cuadrangular final 2-0 ante Uruguay. Los bolivianos, por su parte, hasta este sábado líderes de la fase, tenían una situación inmejorable, tras haber goleado a Ecuador 4-1.

Los primeros minutos del encuentro fueron altamente favorables a los bolivianos. Colombia parecía sentir la presión de tener que ganar y lució desordenada.

Y la situación se pondría aún más difícil para la 'tricolor' luego de que a los seis minutos Gilbert Álvarez, tras un pase milimétrico de Leonel Justiniano, pusiera arriba en el marcador a los bolivianos.

El 0-1 le cayó como un verdadero 'baldado de agua fría' a los dirigidos por Viáfara, que reaccionaron y alcanzaron rápidamente el tanto del empate.

El reloj señalaba el minuto 28 cuando el máximo goleador del torneo, Edwin Cardona (siete tantos), provocó un penalti tras una excelente jugada personal en la que dejó atrás a tres zagueros bolivianos.

El mismo Cardona se encargó de transformar la pena máxima con un ajustado lanzamiento al palo que el arquero boliviano Pedro Lusquiño llegó a rozar pero que terminó al fondo de la red.

El tanto animó a la ‘tricolor' y aletargó a los bolivianos, que bajaron las revoluciones.

Colombia siguió atacando y producto de ello, a falta de cinco minutos para concluir el primer tiempo, se fue adelante con una nueva acción individual, esta vez de Feider Burbano, que cruzó el balón por debajo las piernas del arquero boliviano.

Después del descanso, el árbitro chileno Jorge Osorio se vio obligado a suspender momentáneamente el encuentro tras los violentos incidentes en las gradas.

Varias decenas de espectadores se vieron involucrados en una violenta pelea que obligó a intervenir a las fuerzas especiales de Carabineros presentes en el recinto deportivo.

En la reanudación del partido, el juego se tornó emocionante. Bolivia, con la desesperación de buscar el empate, trató de írsele encima a Colombia, que 'apretó dientes' y aguantó el resultado como pudo.

Con el pitazo final, Colombia armó la fiesta. El Mundial de Nigeria, que se jugará entre el 24 de octubre y el 15 de noviembre próximos, espera por la selección 'tricolor'.

Bolivia, por su parte, que tenía la esperanza de que en el último encuentro de la noche Ecuador venciera a Uruguay para, de ‘carambola' poderse clasificar, se quedó con la frustración de perderse la cita mundialista, luego de que los ‘charrúas' se impusieran 3-1 sobre los ecuatorianos.

Gonzalo Barreto adelantó al elenco uruguayo en el primer tiempo de penalti y el ‘artillero' Andrés Luna, por partida doble, sentenció con dos tantos a los 52 y 68 minutos de juego. El descuento de Ecuador lo marcó Richard Caicedo en el minuto 66.

Por penaltis, Brasil se quedó con el título

Tras empatar 2-2 en los 90 minutos reglamentarios, la suerte de los penaltis sería la encargada de dirimir el trono del Campeonato Suramericano sub 17, que en esta ocasión hizo un guiño a los brasileños y castigó cruelmente a los argentinos.

Fue necesario que cada selección ejecutara nueve lanzamientos desde los once metros para poder proclamar a un campeón, en una tanda que los brasileños se llevaron por 6-5.

Dentro del tiempo reglamentario, Zezinho (m.3) y Coutinho (m.56) anotaron para la 'canarinha', mientras que Sebastián González en el minuto 65 y Esteban Espíndola, de penalti poco antes del final fueron los goleadores de la 'albiceleste'.

Con los dos elencos ya clasificados para el Mundial de la categoría, el gran clásico del fútbol latinoamericano prometía intensidad y alegría con dos selecciones con buen gusto para el fútbol.

Futbolísticamente el encuentro no fue una ninguna maravilla, pero la emoción de la remontada argentina y la épica de la tanda de penaltis constataron que se trataba de la final de una competición internacional.

Con ambos equipos aún acomodándose en el césped del Estadio Tierra de Campeones, Brasil golpeó primero y en el minuto tres se adelantó en el marcador con un tanto de Zezinho, que sacó un disparo lejano sin aparente peligro que se coló en el arco tras rebotar en el poste derecho.

El tempranero gol de los brasileños no alteró el guión previsto por Argentina, que a punto estuvo de conseguir el empate con un preciso disparo desde fuera del área de Sebastián González que el cancerbero Luiz Guilherme alcanzó a rechazar a córner.

Brasil, superior físicamente, también generó llegadas con peligro, casi siempre con Coutinho y Wellington como protagonistas, dos arietes con mucha movilidad y hábiles en la conducción del balón.

El juego de toque de los finalistas se vio dificultado por estado del césped, pésimo en algunas zonas de la cancha, tras acoger otros dos partidos durante la misma jornada.

Tras los chispazos de los primeros minutos la contienda cayó en un intervalo de letargo, con imprecisiones y mucha brega en el centro del campo.

Hasta que los 'albicelestes' se pusieron de nuevo las pilas y encadenaron una serie de buenas combinaciones que pusieron en aprietos los fornidos centrales brasileños.

Primero fue el pequeño y correoso Daniel Villalva el que protagonizó una internada por la banda derecha y a los pocos minutos Esteban Orfano tiró un centro que casi encuentra el remate tras un error de los 'canarinhos'.

Antes del descanso, Sebastián González puso de nuevo a prueba al arquero brasileño con un lanzamiento de falta raso y ajustado al palo que Luiz Guilherme rechazó por los pelos.

Brasil salió más entonado en la reanudación y una genialidad de Coutinho acercó un poco más a la 'verdeamarilla' hacia su octavo título continental.

La joven promesa del Vasco de Gama recibió cerca del límite del área y, sin espacio, conectó una perfecta parábola que eludió los defensas e hizo inútil la estirada del portero Damián Martínez.

Cuando el encuentro parecía más favorable para Brasil llegó la reacción de Argentina, que en el minuto 65 acortó diferencias con un gol de Sebastián González, el mejor de los 'albicelestes', tras un mal despeje del portero.

La remontada de Argentina fue una realidad a tres minutos del tiempo reglamentario, cuando los brasileños ya esperaban a que el colegiado pitara el final del choque.

Una mano dentro del área de Romario provocó un penalti que el capitán argentino Esteban Espíndola se encargó de transformar ante la locura de los numerosos aficionados transandinos que poblaban las gradas.

En la decisiva tanda de penaltis el protagonismo recayó en los arqueros, que se encargaron de alargar el agónico final.

Finalmente, un fallo de Lucas Krupsky y el posterior acierto de Wellington llevó a Brasil hacia su noveno título suramericano.