Mayo 28, 2009

Cruzeiro y Gremio sacaron buenos resultados en partidos de ida de Libertadores

El Cruzeiro golpeó primero este miércoles en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Un remate de cabeza de Leonardo Silva abrió el camino para los 'mineiros', Washington igualó, pero Ze Carlos volvió a adelantar a los locales, para sellar esta victoria que le permitirá al Cruzeiro alcanzar las semifinales con un empate en el Morumbí de Sao Paulo, el próximo 17 de junio.

El Cruzeiro hizo respetar su patio, donde no pierde en los últimos 26 partidos. Controló una lenta y trabada primera parte y consiguió remontar en la segunda mitad, después de que Washington colocara la defensa azulona patas arriba.

Ambos equipos brasileños plantearon un partido duro, con pocos miramientos hacia el adversario y fuertes marcajes, que se tradujeron en numerosas faltas que cortaron constantemente el ritmo de juego.

Los dos entrenadores se conocen mutuamente, por lo que procuraron asfixiarse el uno al otro en los puntos más estratégicos, intentando aislar a los jugadores más creativos del rival.

El internacional Ramires, flamante fichaje del Benfica, sintió en todo momento el aliento en la nuca del volante 'saopaulino' Jean, que lo siguió por cada metro del césped del Mineirao, en tanto que Kléber era vigilado de cerca por el central Miranda.

Del otro lado, los centrocampistas del Cruzeiro atosigaron a Hernanes, el cerebro de los paulistas, evitando así que pudiesen llegar balones a los delanteros del campeón brasileño.

Con los equipos tan cerrados y con marcajes tan medidos, los locales se impusieron en el juego y fueron los únicos que consiguieron crear peligro en un par de ocasiones en la primera parte.

La primera, un tiro lejano de Gerson Magrao, se perdió cerca del poste izquierdo, y la segunda, un remate cruzado de Ramires, la despejó de puños Denis.

En los últimos instantes del primer tiempo, la igualdad se rompería en un tiro de esquina, que cabeceó Leonardo Silva en el primer palo, superando por alto a André Dias y al portero Denis, sustituto de los lesionados Rogerio Ceni y el arquero suplente Bosco.

El gol hizo despertar al Sao Paulo, que salió en la segunda mitad con una cara muy distinta, con más mordiente y picardía para aproximarse al área rival.

La reacción la comandó Washington que, en los primeros compases, se plantó dos veces en el área rival. En la primera amenazó y, en la segunda, no perdonó. Se quedó con un balón mal despejado por Fabio y lo anidó en las redes.

Con el empate, el partido se abrió, las líneas se estiraron y el balón comenzó a circular con más fluidez aprovechando los espacios.

En una rápida triangulación, el debutante Ze Carlos se plantó en el área y fusiló con rabia, de primera, para volver a aventajar al conjunto azul de Belo Horizonte.

A partir de ahí, los locales volvieron a asir las riendas del partido y amarrar la victoria, aunque sin evitar algún susto puntual de los hombres de Muricy Ramalho, que no se dejaron caer de brazos.

Caracas no hizo respetar su casa

El empate 1-1 deja a Gremio con la ventaja para el encuentro de vuelta en Brasil.

Gabriel Cichero abrió la cuenta por los locales a los dos minutos de juego y Fabio Santos empató a los 74. Ambos marcaron tras jugadas de pelota detenida.

El equipo brasileño, que mantuvo su invicto en el torneo, se topó contra un rival que salió a jugar de igual a igual, pero que pagó caro su despliegue en la parte final del duelo. A Gremio le bastaron 20 minutos del segundo tiempo para equilibrar el marcador y casi llevarse la victoria.

La etapa inicial fue dominada por los locales, que aprovecharon el golpe sicológico que significó el tempranero gol de Cichero. El lateral izquierdo abrió la cuenta tras aprovechar un centro desde la banda derecha producto de un tiro libre. Cabeceó en solitario y dejó sin opción al portero brasileño Víctor.

Al plantel de Gremio le costó generar jugadas en ofensiva ante la buena marca de los jugadores del Caracas, empeñados durante la primera mitad en cerrar todos los espacios y evitar la conexión de Tcheco con Souza, los surtidores de balones al argentino Maxi López.

Caracas cargó toda su ofensiva en la primera parte por su banda izquierda, con las proyecciones de Cichero quien siempre fue acompañado por el volante Jesús Gómez.

El conjunto de Porto Alegre despertó casi a la media hora apelando a las pelotas aéreas. En dos de ellas, el portero venezolano Renny vega contuvo en dos tiempos y en otra Maxi López le ganó el salto, pero su cabezazo se fue por la línea de fondo.

En el segundo tiempo aparecieron con más continuidad los creativos del equipo de Porto Alegre y Caracas comenzó a dejar rendijas por donde se coló la ofensiva visitante.

Los brasileños avisaron de sus intenciones con un tiro libre de Souza, a los 71 minutos. La ejecución del talentoso mediocampista envió la pelota a estrellarse en el poste izquierdo del arco del Caracas.

Instantes después vino el empate. Tcheco elevó un tiro libre y su cobro fue profundo, a la espalda de la zaga local, tras la que llegó Fabio Santos para poner la paridad en el marcador con un potente cabezazo.

El último cuarto de hora mostró el mejor fútbol del Gremio, que se adueñó de la pelota para imponer el ritmo y generar dudas en una cansada defensa venezolana que libró los ataques como mejor pudo.

Gremio quedó en inmejorables condiciones para seguir con vida en la competencia y camino al título. El partido de vuelta se disputará en Porto Alegre el próximo 17 de junio.