Junio 30, 2009

La Copa Libertadores conocerá esta semana a sus finalistas

Nacional buscará ajustar las cuentas cuando reciba el próximo miércoles en el estadio Centenario de Montevideo a Estudiantes, tras la derrota de la semana pasada, en un partido que la formación uruguaya disputó bajo protesta tras la incorporación por el equipo argentino del defensor Rolando Schiavi.

Gerardo Pelusso, entrenador del Nacional, dijo que la llegada de Schiavi, cedido por Newell's Old Boys sólo para la Libertadores, representa una falta de 'juego limpio' por parte del conjunto argentino.

A pesar de la derrota anterior, el cuerpo técnico y los jugadores del equipo uruguayo consideran que la serie sigue abierta y es posible revertir el Centenario del juego de ida para avanzar a la final del torneo.

La plantilla de Estudiantes, dirigida por Alejandro Sabella, estima que el compromiso será "muy duro", aunque confía en emular a Carlos Bilardo, Raúl Madero, Oscar Malbernat, Felipe Ribaudo, Juan Ramón Verón y otras figuras que hace varias décadas se pasearon triunfantes por América y otras regiones del mundo.

Quedó descartada la participación de Juan Sebastián Verón, capitán del elenco "pincharrata", luego de la lesión que sufrió el pasado jueves.

En la otra semifinal, que se disputará este jueves en Porto Alegre, Gremio llegará al partido con la necesidad de remontar el 3-1 que el Cruzeiro le propinó la semana pasada en Belo Horizonte,

Con la derrota, también se perdió el invicto que Gremio llevaba en la competencia.

Cruzeiro se impuso en el primer partido con goles de Wellington Paulista, Wágner y Fabinho, tres de sus figuras en la presente campaña.

Souza descontó para Gremio, con lo que acumuló cinco tantos en la Copa, dos menos que el brasileño Rodrigo Teixeira (Deportivo Cuenca) y el paraguayo Jorge Núñez del Nacional de su país.

Gremio y Cruzeiro se verán las caras después de la controversia que estalló el miércoles pasado, cuando el centrocampista brasileño Elicarlos, del conjunto de Belo Horizonte, demandó ante la Policía al delantero argentino Maxi López por supuesto racismo.

Elicarlos aseguró que López se refirió a él como un 'macaco', expresión que los brasileños consideran despectiva, que en ese país se asocia con los monos y configura el delito de injuria calificada por motivos raciales.