Noviembre 9, 2009

En medio de la polémica se iniciarán las semifinales de la Copa Sudamericana

El árbitro que como el mayordomo en las películas de misterio suele ser el culpable, y las amenazas de no jugar si no se dan ciertas condiciones, tiñen de polémica la ida de la penúltima fase del torneo continental.

Más allá de las pruebas tácticas de laboratorio que ocupan a los cuatro entrenadores al vaivén del estado físico de sus jugadores, la octava edición del torneo presenta en el comienzo de esta fase discusiones de conveniencias, ante las cuales no cedió la Conmebol.

El Fluminense brasileño protestó "vehementemente" ante la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) por la designación del árbitro argentino Héctor Baldassi como central del partido del miércoles en Asunción contra el Cerro Porteño.

El presidente del Fluminense, Roberto Horcades, argumentó que Baldassi ha tenido "varias actuaciones desastrosas contra clubes brasileños en los últimos dos años", lo que ha tenido influencia "decisiva" en los resultados de estos partidos.

También acusó al argentino de cometer "errores gravísimos" en el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores de 2008 en la que el Fluminense perdió ante Liga de Quito en la tanda de penaltis.

La Liga de Quito se impuso en esa instancia por 3-1 después de que el Fluminense ganara en el tiempo reglamentario por 3-1, lo que igualó la diferencia de goles de la ida, cuando los ecuatorianos vencieron por 4-2.

"Como se ve, la actuación del señor Baldassi, infelizmente, tuvo influencia en el resultado de la final de la Copa Libertadores de 2008, generando gran perjuicio financiero y además transformando en pesadilla un sueño de millones de brasileños", justificó Horcades.

Sin embargo, el secretario ejecutivo de la Conmebol, Francisco Figueredo Brítez, dijo este lunes a Efe que "no ha cambiado nada la programación" de las semifinales a pesar de las objeciones del Fluminense al árbitro argentino y la petición del River Plate para cambiar la fecha de sus partidos.

El River Plate uruguayo había amenazado desde el sábado que no se presentaría a jugar las semifinales frente a Liga de Quito si la Conmebol no accedía a modificar las fechas, en este caso el 12 en Montevideo y el 19 en la capital ecuatoriana.

"Si la Confederación no cambia las fechas, no nos presentamos", avisó el presidente del River Plate, Juan José Tudurí, para quien tales fechas constituyen "una falta de respeto" a su equipo y la selección absoluta de Uruguay, que los días 14 y 18 deberá jugar los encuentros de la repesca del Mundial con Costa Rica.

El River Plate tiene en la plantilla de la selección uruguaya a su centrocampista y mejor figura, Jorge 'Japo' Rodríguez, que ha sido titular en los últimos partidos de los celestes en las eliminatorias del Mundial de 2010 y que seguramente ahora, tras la decisión de la Conmebol, se pierda los choques de la Sudamericana.

"Se mantienen las fechas. Recibimos la inquietud (uruguaya) y nosotros comunicación a la televisión, que mantiene las fechas. Incluso le dimos a la gente del River para que hagan las tratativas, pero no se ha logrado nada", señaló Figueredo.

Los directivos del River Plate habían pedido a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) que solicitara a la Conmebol el traslado de los encuentros de esta semifinal al 25 de noviembre y el 2 de diciembre.

La primera semifinal será este miércoles en 'la Olla' del Cerro Porteño y siete días después se jugará la revancha en Brasil.

El 'Ciclón' asunceno se concentró desde el domingo, luego de su triunfo en el Clausura local por 3-2 sobre el 12 de Octubre con un equipo de suplentes. Los azulgrana tienen en algodones al goleador argentino Roberto Nanni y al defensor local Julio Irrazábal.

Acosado por la sombra del descenso a la segunda división, el Fluminense (diecisiete entre veinte equipos) tomó el domingo un respiro al derrotar por 1-0 al Palmeiras, uno de los candidatos fuertes al título del Campeonato Brasileño.

River Plate, la sorpresa del torneo sudamericano, incluso antes de conocer la respuesta de la Conmebol a su pedido, no varió sus planes originales en el primer torneo internacional que disputa en su historia: el domingo utilizó un equipo emergente en el Torneo Apertura y perdió por 2-1 con el Tacuarembó.

Discreto en la Liguilla final del Campeonato Ecuatoriano pero superlativo en la Copa Sudamericana, el torneo regional que le falta para completar el trébol de títulos, la Liga de Quito llega a su encuentro con el River Plate uruguayo sin aparentes problemas con árbitros, fechas o jugadores lesionados.