Noviembre 14, 2008

Estudiantes empató fuera de casa y sueña con la gran final

El portero de Argentinos Juniors Sebastián Torrico (m.27), en propia meta, y Juan Ignacio Mercier (m.47) marcaron los tantos, ambos en jugadas a balón parado.

El empate, especialmente por el dominio de la situación que ejerció Argentinos Juniors en el segundo tiempo, beneficia a Estudiantes para el encuentro de vuelta, tras un partido plagado de infracciones.

Los planteamientos de ambos equipos, similares en cuanto a la presión y la constante reducción de espacios, achicaron al mínimo los márgenes de maniobras que muy de vez en cuando se estiraron hacia a las áreas durante la mitad inicial de la primera parte.

Esa manera de jugar, puesta en práctica para romper el juego, mantener al oponente en su campo y desarticular cualquier impulso creativo hizo que la posibilidad de obtener una ventaja por parte de cualquiera de los dos equipos dependiera de balones parados.

Y a la salida de un tiro de esquina para Estudiantes de La Plata cabeceó el defensa Alayes, el balón dio en el larguero y en el taco del portero local Torrico, se metió en el arco y así quedó abierto el marcador a los 27 minutos.

El tanto se produjo en el momento más oportuno para la formación visitante, ya que a esas alturas su mejor jugador, el centrocampista Verón, comenzó a renquear por un golpe sufrido en la pierna derecha y a bajar su rendimiento.

El partido empeoró por los roces, choques, protestas, algunos errores del árbitro Alejandro Sabino y la imposibilidad de que tres pases consecutivos hicieran progresar ofensivamente a alguno de los dos aspirantes a disputar la final.

En el comienzo del segundo capítulo otro error del árbitro dio una posibilidad de rehacerse a Argentinos Juniors con un tiro libre por una falta inexistente. Recibió el balón en soledad Mercier, que anotó el empate con un cabezazo a los 47 minutos.

Sin Verón en el campo, Estudiantes cedió la iniciativa a Argentinos Juniors, que apeló a la técnica de Ortigoza para abrirse camino en ataque y complicó al portero Andújar, quien salvó varias veces a su meta e, incluso, sacó un balón que había pasado la línea de sentencia a los 65 minutos.

El central estudiantil Leandro Desábato fue expulsado a los 75 minutos por doble amonestación en momentos en que a su equipo se lo llevaban por delante. El testo fue sólo lucha y muy poca claridad.

Buenos Aires (Argentina)