Julio 23, 2010

Se complicó la llegada de Ramalho a Brasil

"El técnico Muricy Ramalho va a continuar en el club cumpliendo el contrato como debe ser. Personas del nivel de Muricy son necesarias en el fútbol", dijo en una rueda de prensa el presidente del Fluminense, Roberto Horcades.

Horas antes, el presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, había declarado al canal de televisión Globo que le había ofrecido a Ramalho, de 54 años, el puesto de seleccionador que quedó vacante desde mediados de este mes cuando el técnico Dunga terminó su contrato tras la eliminación de Brasil en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica.

Según explicó Teixeira, Ramalho aceptó el ofrecimiento y solo estaba pendiente la rescisión de su contrato con el Fluminense para confirmarlo.

Sin embargo, en la reunión que Ramalho tuvo en la tarde de este viernes con el Fluminense, actual líder del Campeonato Brasileño, los dirigentes alegaron que el técnico está satisfecho con el equipo y ellos con él y que por lo tanto continuará al frente del club.

"Él (Ramalho) es una persona que dijo que cumple sus acuerdos y el Fluminense no tiene la intención de liberarlo", explicó el vicepresidente del Departamento de Fútbol del club, Alcides Antunes, al explicar la conversación con el técnico.

Los dirigentes y el representante del patrocinador del equipo, Celso Barros, subrayaron que Ramalho, que llegó al equipo en abril pasado, estaban negociando desde hace algunas semanas la prórroga de de su contrato hasta 2012 y que así se hará.

Según Barros, el Fluminense está en el comienzo del trabajo con Ramalho y se mostró confiado en que sea "largo y victorioso".

La negativa del club obligará a la CBF a buscar otro seleccionador para comenzar el proceso de renovación de Brasil para el Mundial de 2014, del cual será anfitrión.

La nueva fase debía comenzar el próximo lunes, día en que el nuevo técnico haría su primera convocatoria, de cara al amistoso que Brasil jugará ante Estados Unidos el 10 de agosto en Nueva Jersey.

La CBF no se ha manifestado sobre la negativa del Fluminense a ceder a Ramalho ni sobre quién podría ser la alternativa para el puesto de seleccionador, para el que en los últimos días había tomado mucha fuerza el nombre de Mano Menezes, entrenador del Corinthians.