Agosto 25, 2010

En la tragedia de los mineros de Chile se habla de fútbol

Esa solidaridad no sólo ha surgido entre los clubes o figuras conocidas, como Iván Zamorano, sino también en el exterior, como es el caso del internacional argentino Sergio "Kun" Agüero, que hizo llegar su sentir.

"Desde acá (España), un mensaje de apoyo y de fuerza para que pronto puedan ser rescatados", dijo el jugador del Atlético Madrid.

El seleccionador chileno, Marcelo Bielsa, hizo llegar a su vez a la familia del ex futbolista Franklin Lobos una camiseta firmada por él y todos los jugadores del representativo nacional.

La situación también motivó a las "Rojitas" de la selección femenina Sub 15, que este martes ganaron la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud, en Singapur.

Rodrigo Valdés, técnico de esa selección, les mostró, antes de la final contra Guinea Ecuatorial, el vídeo del primer contacto con los 33 mineros, que los mostró optimistas, esperanzados y unidos, cantando el himno nacional, aunque en ese momento llevaban 17 días sepultados a casi 700 metros de profundidad.

Chile ganó la final en definición a penaltis, tras un empate 1-1 en el tiempo reglamentario.

"Les recalqué (a las jugadoras) que en la vida nada está perdido", dijo Valdés.

"Nos sirvió mucho para reflexionar, para llenarnos de energía. Queríamos dedicarles un triunfo a los mineros, que lo han pasado tan mal. Si ellos le doblaron la mano al destino, nosotras también podíamos", comentó, por su parte, Javiera Orellana, autora del gol chileno.

El rescate de los mineros será complejo y lento y recién podrán salir a la superficie en unos cuatro meses más. "Los tendremos con nosotros para Navidad y Año Nuevo", dijo el presidente chileno, Sebastián Piñera.

Entre ellos se encuentra Jimmy Sánchez, un fanático de la Universidad de Chile, cuyos parientes desplegaron una camiseta del equipo en la entrada de la mina, donde los familiares de los 33 se mantienen en vigilia desde el primer día.

Enterados, los jugadores de la "U" de Chile firmaron una camiseta con el propósito de que le sea enviada a Sánchez a las profundidades de la tierra.

Con todo, la atención de los actores del fútbol está puesta en Franklin Lobos, un goleador centrocampista que en los años ochenta y noventa lució su clase en varios equipos profesionales y también en la selección chilena.

El "Mortero mágico", como se le conoció, trabaja como conductor en la mina San José, donde quedó atrapado cinco días antes de que se disputara un partido que había organizado para el 10 de agosto en homenaje a San Lorenzo, el patrono de los mineros.

Lobos, de 54 años, jugó en el Deportes La Serena, Santiago Wanderers, Regional Atacama y Cobresal, con el que ganó el título chileno en 1983, y en las postrimerías de su carrera logró el ascenso a primera con el Deportes Iquique, en 1993.

Con la 'Roja', Lobos jugó el clasificatorio a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, pero, tras ganar los pasajes, no fue incluido en la plantilla que estuvo en dicho evento.

En el Cobresal alcanzó a compartir con un joven y prometedor delantero: Iván Zamorano, quien se conmovió al enterarse del derrumbe y lloró de emoción el pasado domingo, al enterarse de que Lobos y los demás mineros estaban vivos.

El ex goleador del Saint Gallen suizo, Sevilla, Real Madrid, Inter de Milán, América de México y la selección de Chile, a quien Lobos enseñó algunas cosas que el entonces novel delantero siempre había deseado, dijo que nunca vio a otro jugador darle al balón como éste.

"En los tiros libres le pegaba con el tobillo, dándole un efecto especial", recordó Zamorano, que a través de la familia de su antiguo compañero le envió un mensaje de aliento.

"Gracias a todos por las palabras, gracias a toda la hinchada y espero ojalá salir luego. Le agradezco mucho las palabras a Iván Zamorano. Muchas gracias a todos", respondió Lobos, contó a los periodistas su hija Carolina.

"A Iván (Zamorano) lo conocemos desde hace mucho tiempo. Él iba a nuestra casa cuando yo era pequeña. Ahora nos pusimos de acuerdo para reunirnos con mi papá cuando sea rescatado", dijo.

El Cobresal de hoy también tiene presente a los mineros atrapados y el pasado domingo los jugadores les dedicaron el triunfo sobre el O'Higgins (1-0), especialmente al antiguo goleador.

Según los expertos, la organización, la disciplina y la distribución de tareas han sido fundamentales para la supervivencia de los mineros y ello debe mantenerse en los meses que vienen, mientras avanza la excavación que los devolverá a la luz.

El conducto de salida tendrá 66 centímetros de diámetro y la tarea de Franklin Lobos será mantener a sus compañeros con el cuerpo estilizado, sin sobrepasar los 90 centímetros de cintura, para no poner en riesgo la salida.

En lo personal, Lobos se ha mantenido en forma tras su retirada del profesionalismo, como jugador del club "Comercio", de la ciudad de Copiapó, con el que ganó, con un gol suyo y de tiro libre, la última edición del torneo "Súper Seniors", de la Asociación de Fútbol Viejos Cracks.