Agosto 31, 2010

España y Portugal buscan el Mundial del 2018

Miguel Ángel López, director ejecutivo de la candidatura, aludió, al inicio de la visita de la delegación de FIFA, que estudiará el proyecto, al "avanzado estado de las infraestructuras" y a la calidad de los estadios "ya construidos", algo en lo que la opción hispano-portuguesa "aventaja al resto de candidatos".

España cuenta con varios estadios de reciente construcción o remodelación que no necesitarán grandes reformas en caso de obtener la organización del evento.

Los seis delegados de la FIFA que recorren los distintos países recabando información sobre las candidaturas, visitaron este martes el Santiago Bernabéu y en los próximos días verán el Camp Nou de Barcelona y los tres estadios portugueses que albergarían partidos mundialistas.

En Madrid contarán con esta condición el Santiago Bernabéu, lugar previsto para la final, y el Estadio Nuevo Madrid, campo del Atlético de Madrid a partir del 2012. Ambos contarán con la categoría cinco estrellas, la máxima otorgada por la UEFA.

En Barcelona ya están construidos los dos campos que albergarían partidos durante el Mundial. El Camp Nou, que ya acogió el partido inaugural del Mundial de 1982, y el Estadio Olímpico Lluis Companys son los dos lugares elegidos por la candidatura ibérica en la ciudad condal.

Otros estadios ya edificados son el Olímpico de Sevilla, el José Rico Pérez de Alicante, que vivió el partido por el tercer y cuarto puesto en 1982 y el estadio de Anoeta en San Sebastián.

Ya en tierras portuguesas, el Estadio de la Luz de Lisboa, sede de la final de la Eurocopa de 2004, el José Alvalade, también en la capital portuguesa, y el de Dragao en Oporto serán los lugares elegidos para albergar choques del Mundial.

Además de los ya construidos, López quiso destacar los planes "muy definidos" que tienen los demás estadios para 2018, primer año mundialista al que aspira la candidatura.

Entre los remodelados estarán el Estadio de Riazor en La Coruña, que contará con 47.000 localidades en 2017, y el Nuevo Balaídos, que se modernizará entre 2012 y 2017.

Otros que también experimentarán cambios serán el Nuevo Vivero de Badajoz, el Molinón de Gijón, la Nueva Condomina de Murcia, el Nuevo José Zorrilla de Valladolid, el Sardinero de Santander y la Nueva Condomina de Murcia.

Los que aún son un proyecto o no están terminados son el Nuevo San Mamés de Bilbao y el Nuevo Mestalla de Valencia, que también contarán con categoría cinco estrellas, la Nueva Rosaleda de Málaga y la Nueva Romareda de Zaragoza.

El director ejecutivo de la candidatura quiso hacer especial hincapié en este punto ya que, al margen de aspectos como la seguridad o el transporte, valoró la situación de los estadios e infraestructuras como un "elemento crucial" para tener éxito.

Temas relacionados: