Octubre 22, 2010

Rusia se aísla “lógicamente” del Mundial 2022

Sorokin explicó que "ya se anunció que el campeonato del mundo de 2018 se celebrará con seguridad en Europa" después de que el Mundial de 2010 tuviera lugar en África (Sudáfrica) y el de 2014 se celebre en América Latina (Brasil).

Por ello, agregó, "permanecer junto a otros países no europeos como EEUU, Australia, Japón, Corea del Sur o Qatar que luchaban por organizar el de 2022, no tenía ningún sentido".

"Nos concentramos plenamente en el Mundial 2018. Esto no es una novedad. Espero que el 2 de diciembre recibamos la mejor de las noticias", dijo.

Recientemente, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, mencionó a España y Portugal, y a Inglaterra como los principales rivales de su país.

Con todo, aseguró que "Rusia tiene muchas oportunidades de organizar el campeonato del mundo, ya que aún ha acogido esa competición".

Putin encabezará la delegación rusa que participará el próximo 2 de diciembre en Zúrich en la elección de la sede de los Mundiales de fútbol de 2018 y 2022.

Putin tuvo un papel fundamental en la victoria en 2007 de la candidatura de Sochi para los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014, ya que se desplazó a Guatemala, donde se reunía el COI, para respaldar personalmente a la ciudad rusa.

Por ello, Rusia ha recurrido a su valor más seguro, Putin, un gran aficionado a los deportes y que sigue siendo uno de los hombres más poderosos del mundo.

Putin ha prometido que Rusia eximiría de visados a participantes y visitantes durante la disputa del Mundial, precisamente una de las principales preocupaciones de la FIFA.

Además, la candidatura rusa garantizaría el transporte público gratuito en autobuses y trenes por el país a aquellos aficionados que dispongan de entrada para el torneo.

El dueño del Chelsea, el magnate ruso Román Abramóvich, y el italiano Luciano Spalletti, técnico del Zenit, han pedido a la FIFA que conceda a Rusia la organización de la Copa Mundial.

No obstante, algunos analistas creen que la FIFA no se arriesgará a conceder el Mundial a un país de Europa del Este después de que la UEFA estuviera a punto de arrebatar a Polonia y Ucrania la organización de la Eurocopa 2012 por su incapacidad para cumplir con los plazos previstos.

 

Temas relacionados: