Noviembre 23, 2010

Se abre una puerta para la permanencia de Bielsa en Chile

La directiva tomó esta decisión al considerar que Segovia incumple el artículo 164 de su reglamento, que impide ser dirigentes de la entidad a aquellas personas tengan una participación superior al 10% en empresas que hayan celebrado algún contrato con la ANFP o clubes asociados.

El empresario español, presidente y propietario de la Unión Española, mantiene un contrato entre el club y la Universidad SEK, de la que también es propietario.

El directorio considera que Segovia, vencedor en las elecciones celebradas el pasado 4 de noviembre, está inhabilitado no solo para asumir cualquier cargo de dirigente de la ANFP, sino también para ser dirigente de la Unión Española.

El directorio, cuyo dictamen es inapelable, ha desestimado así la recomendación no vinculante emitida por la Comisión Jurídica de ANFP, que consideró que no había motivos para inhabilitar a Segovia al estimar que el artículo 164 había caído en desuso.

Poco antes de los comicios, el actual entrenador de la selección chilena, el argentino Marcelo Bielsa, que goza de una gran popularidad, anunció que dejaría su cargo si Segovia, como finalmente ocurrió, era elegido, aduciendo que por principios no podía trabajar con él.

El actual presidente de la ANFP y rival de Segovia en las elecciones, Harold Mayne-Nicholls, no participó en la reunión que durante más de siete horas sostuvo hoy el directorio, ya que previamente había decidido no pronunciarse sobre esta controversia para evitar ser juez y parte.

Mayne-Nicholls ha anunciado que dejará su cargo el 15 de enero, fecha en que finaliza el mandato del actual directorio, mientras que el resto de sus miembros reiteraron este lunes que no se postularán a cargos en la ANFP.

Aseguraron además que facilitarán "la adopción de las medidas necesarias y conducentes para la debida transición y normalización de la configuración de las nuevas autoridades" de la entidad.

El anuncio de la ANFP provocó la indignación de Jorge Segovia, que acusó a los directivos de cometer un "golpe de Estado" y, a través de un comunicado, tildó la actuación de la entidad de "lamentable, vergonzosa e inédita".

"El directorio derrotado en las elecciones no solo no respeta una decisión soberana y democrática del Consejo de Presidentes, realizando un auténtico 'golpe de estado' en la ANFP, sino que provoca un tremendo daño al fútbol chileno, ya que se le intenta paralizar vulnerando toda su institucionalidad", añade el texto.

Segovia anunció además que "va a convocar al Consejo de Presidentes para solicitar la validación de la elección realizada y la inmediata censura del directorio liderado por Harold Mayne-Nicholls".

La elección de Segovia al frente de la ANFP estuvo rodeada de polémica, e incluso de acusaciones al presidente del país, Sebastián Piñera, de haber intervenido en el proceso, aunque hasta el momento no se han presentado pruebas al respecto.

La presunta intervención política habría estado motivada por un supuesto resquemor de Piñera debido a los desaires que Bielsa le hizo en un par de ocasiones y por la cercanía que el técnico y Mayne-Nicholls mantuvieron con la ex presidenta Michelle Bachelet.

Diversas fuentes coinciden además en que la llegada al poder del fútbol de las sociedades anónimas que controlan los clubes más importantes del país, entre ellos Colo Colo, incidió también en la aparición a última hora de la candidatura de Segovia.

Piñera posee un 13,7% de la propiedad de 'Blanco y Negro", la sociedad que controla el Colo Colo, y otro 24,5% fue vendido por el subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz-Tagle, ex presidente de la sociedad, a Hernán Levy, consuegro del mandatario.