Noviembre 27, 2010

Falcao García salvó el invicto de Oporto

El Oporto salió en la noche de este sábado con vida del "infierno" en que se convirtió el estadio Jose Alvalade, en un derbi que el Sporting jugó mejor que su rival, condicionado por la expulsión de Maicon, en el minuto 65.

Con el resultado, el Oporto sigue liderando con mano firme la Liga y puede seguir presumiendo de permanecer imbatido, tanto en Liga como en competición europea.

Los dos equipos llegaron a este duelo en condiciones antagónicas. El Oporto, primero en liga a diez puntos de su más inmediato rival, el Benfica; mientras el Sporting ocupaba la quinta posición, a 13 puntos de su rival de este sábado y fuera de los puestos europeos.

El Estadio Alvalade fue una olla a presión desde el inicio, con una hinchada sportinguista que centró sus iras en Joao Moutinho, quien fuera la pasada temporada su capitán y este sábado en la disciplina del Oporto después de una polémica salida, y al que no dejó de pitar como "represalia" durante todo el encuentro.

El Sporting empezó muy metido en el partido, con mucha intensidad en defensa, mientras que su rival fue desperezándose poco a poco, con visibles dificultades para desplegar su juego habitual, que lo ha llevado a no conocer la derrota en los primeros 11 partidos de Liga.

La primera media hora fue para los lisboetas, que dispusieron de cuatro ocasiones para inaugurar el marcador, la mejor de ellas en un disparo desde 30 metros de Pedro Mendes que se estrelló en el larguero de Hélton, que se quedó petrificado.

Minutos antes el colombiano Falcao había recibido un pase entre líneas de Moutinho -el más destacado de los "dragones" hasta ese momento pese al ambiente en su contra- que lo dejó sólo frente al guardameta lisboeta, aunque la mandó fuera.

El resto de la primera parte siguió en la misma tónica, con un Sporting especialmente motivado que intentó suplir sus carencias de juego con fuerza y esfuerzo, y un Oporto anulado, a la espera de que la calidad técnica de sus estrellas sirviera para desequilibrar la balanza.

Y en éstas llegó el gol de los lisboetas, en el minuto 42, cuando el chileno Valdés se plantó solo frente a Helton y lo batió por bajo, llevando la locura al Alvalade y a la desesperación a los jugadores blanquiazules, que reclamaron invalidar la jugada por fuera de juego.

Todavía dispuso de otra ocasión el Sporting antes de acabar la primera mitad, en un saque de falta desde la banda derecha que remató Postiga de cabeza fuera por muy poco.

En la reanudación, el Oporto salió con otra actitud y arrinconó a los lisboetas en su área durante los primeros minutos de la segunda parte.

Primero Hulk, el goleador del equipo con 11 tantos e inédito en la primera mitad, avisó con un disparo desde el vértice del área dirigido a la escuadra de la portería rival, sin suerte, para poco después su compañero en la punta de ataque Falcao fallar otra clara ocasión que salvó en la línea Rui Patrício.

La conexión entre ambos jugadores surtió efecto en el minuto 58 de partido, cuando un contragolpe bien llevado por los "dragones" llegó a las botas de Hulk, que puso un gran pase desde la derecha a Falcao para que el "9" empatara el encuentro.

Cuando el viento parecía ir a favor del Oporto, con los lisboetas esperando su momento en una contra, el partido sufrió un inesperado vuelco con la expulsión del defensa brasileño Maicon, tras derribar a Liédson cuando era el último hombre, lo que hizo cambiar el rumbo del duelo.

André Villas-Boas, el hombre de moda en el fútbol luso, introdujo entonces un par de cambios defensivos para recomponer su equipo y dio entrada al colombiano Freddy Guarín y al defensa argentino Otamendi; mientras que el Sporting introdujo savia nueva en el campo con la inclusión de Vukcevic y Yannick, aunque sin cambiar su esquema de juego.

La tensión alcanzó entonces su punto álgido y un iracundo Villas-Boas fue expulsado por protestar airadamente una falta en contra del Oporto.

Con un jugador más, el Sporting incrementó la presión sobre su rival, dispuesto a ir a por el partido, una victoria clave para sus intereses, sobre todo por el aspecto moral.

Primero Liédson, muy activo durante los 90 minutos, y después Yannick pudieron hacer gol por los lisboetas, mientras que el Oporto se dedicó a aguantar el vendaval y confiar en la habilidad de Hulk, su único jugador en punta.

El resto del duelo fue un "no querer y no poder" de los sportinguistas ante un Oporto que se mostró muy sólido en defensa, lo que le valió salvar un punto del estadio Alvalade.

Antes de empezar el encuentro, los jugadores de ambos equipos posaron con una camiseta de apoyo a la "Candidatura Ibérica" de España y Portugal para organizar el Mundial de Fútbol 2018, decisión que anunciará la FIFA el próximo jueves, 2 de diciembre.

La nota negativa al encuentro fue el lanzamiento de bengalas y de objetos en diferentes fases del encuentro, procedente de los fondos norte y sur, ocupados por los hinchas más radicales del Sporting.

Ficha técnica:

Sporting de Lisboa: Rui Patrício; Joao Pereira, Carriço, Polga, Evaldo; Pedro Mendes (min.80, Saleiro), Maniche (min.65 Vukcevic), Valdés (min. 63 Yannick), André Santos; Helder Postiga y Liedson.

Oporto: Helton; Sapunaru, Maicon, Rolando, Rafa; Joao Moutinho (Fucile, min. 82), Fernando, Belluschi; Varela (Guarín min. 63), Hulk y Falcao (Otamendi, min.67).

Goles: 1-0. Minuto 42, Valdés. 1-1. Minuto 58, Falcao.

Arbitro: Jorge Sousa. Sacó tarjeta roja directa a Maicon por el Oporto y amarillas a Helton, Bellulschi, Otamendi y Fernando, del Oporto, y a Pedro Mendes, Postiga y Evaldo por parte del Sporting. También expulsó al entrenador del Oporto, André Villas-Boas

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 12 de la Liga lusa, disputado en el estadio Alvalade, en Lisboa ante unos 40.000 espectadores.