Diciembre 5, 2010

Monterrey dejó a Darwin Quintero sin trofeo en México

Suazo (ms.29 y 86) y Basanta (m.72) aprovecharon la condición de local de los Rayados y con el triunfo aseguraron el título con un global de 5-3.

El Santos Laguna, dirigido por el argentino Rubén Romano, se volcó al ataque y estrelló un balón en el horizontal a través de Suazo. Luego, a los 16, el delantero ecuatoriano Christian Benítez quedó con todo a favor en el área, pero falló el remate.

A partir de ahí Benítez, líder goleador del campeonato, y el colombiano Carlos Darwin Quintero, mejor anotador en la liguilla, desaparecieron de la cancha y la defensa encabezada por el panameño Felipe Baloy pasó mucho trabajo para detener las ofensivas de Monterrey, guiadas por Suazo y el mexicano Aldo de Nigris.

A los 29 minutos el chileno Suazo disparó de media distancia, raso a la derecha del portero, para fijar el 1-0.

A los 72 minutos el Monterrey aumentó con un cabezazo de Basanta.

Romano envió a la cancha al argentino Emanuel Ludueña y al mexicano Juan Pablo Rodríguez con la orden de surtir balones a Benítez y Quintero.

Pero a los 86 minutos Suazo recibió un pase del ecuatoriano Walter Ayoví, se lanzó a toda velocidad desde media cancha y después de burlar a tres defensores, definió de manera magistral, con un remate cruzado que dejó sin opciones al portero.

Fue el 3-0 que le dio el cuarto título de los Rayados y significó la cuarta final perdida por el técnico Rubén Romano, considerado uno de los mejores estrategas de la liga, pero que ha perdido dos series por el título con Morelia y dos con Santos Laguna, ambas este año.