Diciembre 7, 2010

FIFA defiende su sistema de elección de sedes

Valcke dijo que la FIFA tiene hasta el 2018 para decidir si "debe o no cambiar" la forma de elección de sedes. Y subrayó que la votación de la semana pasada para determinar los países que albergarán los Mundiales del 2018 y 2022 estuvo "perfectamente organizada, fue perfectamente transparente y siempre bajo control".

Rusia se impuso a las candidaturas de Inglaterra, Bélgica y Holanda y España y Portugal para el 2018. La opción de Qatar, que fue inicialmente criticada por la propia FIFA a causa del fuerte calor y su pequeño tamaño, ganó la votación para el Mundial 2022 por delante de Australia, Japón, Estados Unidos y Corea del Sur. El resultado fue recibido con sorpresa en Inglaterra y los Estados Unidos, que denunciaron el oscurantismo del proceso y las sospechas de corrupción.

"Si decimos que sí, que no ha funcionado, estaríamos reconociendo que algo salió mal", dijo Valcke en Abu Dhabi, donde se va a disputar el Mundial de Clubes desde el próximo 8 de diciembre.

"Lamento decir que hemos creado un sistema de votación que ha sido muy transparente", dijo. "Si la cuestión es que no es transparente, porque no se sabe quién votó por quién. No se debe preguntar por quién he votado. Si a favor de Nicolas Sarkozy o de Segolene Royal hace tres años, cuando la elección por la presidencia de Francia se llevó a cabo. No voy a decirlo porque forma parte de mi libertad decidir por quien he votado sin tener que decirlo públicamente", justificó.

Chuck Blazer, miembro del comité ejecutivo de la FIFA por Estados Unidos, insistió en que "el proceso no ha fallado en todo" y que la votación secreta resta presión sobre los veintidós miembros del comité ejecutivo de la FIFA que votaron el jueves.

"La única manera de protegerlos es por medio de que la votación no sea pública. Las personas reclaman transparencia. Pero hay veces en que la transparencia tiene un efecto negativo en aquellas personas que necesitan tomar una decisión", agregó.

Blazer también criticó a la corriente que sospechó de los informes sin fundamento y alegó irregularidades entre los votantes, incluidos algunos que sugirieron que había prometido votar a favor de Inglaterra, pero luego no lo cumplieron. Y aludió a las insinuaciones que le acusaban de su cambio en el voto: "es totalmente ridículo".

Sobre las alusiones de corrupción Blazer apuntó subrayó que rechazaba argumentos de ese tipo alrededor de las designaciones de Rusia y Qatar.

"No quiero saber nada de eso en relación a la victoria de Rusia y Qatar. Estoy satisfecho de como se desarrolló todo. Cuando salí de la sala de votación me fui con la sensación de que la votación se había celebrado democráticamente. Que la gente había votado por propia conciencia y que ese fue el resultado", concluyó.

Temas relacionados: